Rutas por mes

Domingo 9 de febrero de 2013

Buzón del Orixol

Buzón del Orixol

DATOS DE LA RUTA

Acceso: desde el puerto de Kurutxeta (Araba)

Desnivel: 540 m

Dificultad: Fácil

El Orixol es la única cima alavesa situada en el parque natural de Urkiola. Su krast y su hayedo  hacen disfrutar mucho de esta cima.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO

Aparcamos los coches en una explanada cerca de la ermita de San Cristóbal e iniciamos el camino. Atravesamos la carretera y avanzamos unos cincuenta metros dirección Otxandio y cogemos una pista con fuerte pendiente que sale a nuestra derecha. Estamos en zona de pinos.

Cuando llegamos a un cruze, avanzamos de frente pasando por una barrera móvil que en estos momentos se encuentra rota, desde aquí divisamos el collado Kastillue por el cual tendremos que pasar, es una preciosidad, rocas a la derecha con fuerte caída y un hermoso prado a la izquierda.

Pasamos por un poste indicador que nos orienta del camino a seguir y comenzamos la subida al collado, una vez en él, nos detenemos para admirar las vistas que nos regala de la zona alavesa.

Hayedo

Hayedo

En este punto comienza un precioso hayedo que rodea al Orixol. Seguimos las marcas rojas y blancas que nos llevan directas a la ermita de Santikurutz, aquí paramos un momento para reponer fuerzas porque la zona es karsica y cuesta avanzar. Una vez repuestas nuestras energías seguimos avanzando hacia nuestro objetivo, decir que ahora apenas hay desnivel y en veinte minutos divisamos ya la cima, la cual enseguida alcanzamos.

Esto es maravilloso, a nuestra izquierda el omnipotente Anboto, de frente el Udalatz y valle de Aramaio, a la derecha  el macizo del Aizgorri, Elgeamendi y, detrás, nuestro querido Gorbea.

Después de este atracón de maravillosas vistas, sacamos algunas fotos y viendo que el tiempo está cambiando rápidamente, decidimos bajar hacia los coches y comer en la ermita.

En el camino de vuelta algunos de los compañeros deciden hacer cumbre en Santikurutz ya que cae de paso y nos cogen unos metros más adelante.

En la cima

En la cima

Los niños y los no tan niños decidimos correr cuesta abajo por las zonas de hierba, esto es algo que a los peques les encanta y por otro lado tardamos menos en llegar a la ermita para comer.

Hace frío y comemos rápidamente aunque, a los más pequeños les da tiempo para jugar un rato. Recogemos y bajamos al pequeño pueblo de Oleta a tomar un merecido café, momento en el que aparece la lluvia.

Hemos disfrutado de una bonita jornada montañera por uno de los montes más bonitos de Euskadi, además el recorrido es espectacular y no tiene pérdida.

 

 

 

Domingo 19 de enero de 2014

Cima

Cima

DATOS DE LA RUTA

Acceso: Desde ayuntamiento de Arrankudiaga (Bizkaia)

Desnivel: 600 m. Aprox.

Dificultad: Fácil

 

El monte Goikogane forma parte del macizo del Ganekogorta. Es una de las cimas menos emblemáticas de este macizo porque el Ganekogorta y el Kamarka le quitan un poco de protagonismo.

Por el año 1959 el club de montaña de LLodio decidió ponerse el nombre como este concurrido monte y, desde entonces, hacen honor a esta cima llamándose igual que ella.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO

Aparcamos los coches en el nuevo barrio de Garondo en Arrankudiaga, avanzamos hasta la parte alta del barrio y giramos a la derecha hasta acabar la calle, aquí giramos a la izquierda por la única pista que encontramos.

El camino es evidente y no hay pérdida, pasamos por una especie de granja con establos y nos encaminamos al bosque de pinos, hace mucho viento y amenaza lluvia, por lo que comentamos  que llegaríamos hasta donde se pueda.

Encontramos, en un cruce un poste que nos indica el camino a seguir, no cabe duda, el más empinado, subimos ésta pendiente y divisamos una ermita en construcción y una gran piedra tallada con la palabra “Apalik”.

"Apalik"

“Apalik”

Aquí hacemos un pequeño descanso para reponer fuerzas.  Después del descanso, seguimos avanzando, la pendiente se hace más fuerte hasta llegar a un pequeño collado por donde giramos a la izquierda. El bosque se ha acabado y ya divisamos la majestuosa cumbre del Goikogane. Un último esfuerzo y llegamos a la cumbre.

No podemos estar mucho tiempo porque el viento es muy fuerte y no nos deja admirar las bellezas que se pueden disfrutar desde esta cima.

Bajamos por el mismo camino de subida hasta el pueblo de Arrankudiaga y en la ermita nos comemos los bocadillos. Cafecito de rigor y cada uno a su casita.

Al final ha sido una bonita ruta mañanera y, aún con las dudas que teníamos al principio, hemos conseguido nuestro objetivo.

Domingo 12 de enero de 2014

Buzón del Urko

Buzón del Urko

DATOS DE LA RUTA

Acceso: desde Alto de Trabakua (Bizkaia)

Desnivel: 356 m

Los montes Urko y Kalamua forman parte de la barrera montañosa que marca los límites geográficos entre los Territorios Históricos de Gipuzkoa y Bizkaia. Esta cima forma parte  de la sierra de los Montes de Urko, situado sobre los cascos urbanos de Ermua y Eibar. A pesar de su altitud, las vistas que nos ofrece desde la cima, son dignas de mención, pudiendo contemplar las grandes panorámicas que nos muestra.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO

Quedamos en el alto de Trabakua y, desde aquí avanzamos 500 m en dirección Ermua hasta los primeros caseríos donde dejaremos los coches aparcados en un camino de hormigón que sale por la izquierda.

Comenzamos el recorrido subiendo por un camino de hormigón y, en el primer desvío, avanzamos de frente. Aquí la pendiente es un poco más pronunciada pero, es corta y pronto se termina, al igual que el hormigón que finaliza para dar paso a un camino de tierra.

Por la pista de hormigón

Por la pista de hormigón

Cruzamos una cadena que prohibe le paso a vehículos, dando paso a un frondoso bosque de pinos y alguna que otra haya.

Por el camino vemos alguna marca P.R. , pero en uno de los  desvíos  desaparece por la izquierda y nosotros  seguiremos el camino más amplio . El desnivel es poco, debido a que la pista vadea  entre las  pequeñas elevaciones montañosas que encontramos. Llegamos al final del camino y volvemos a encontrar otra cadena prohibiendo el paso a vehículos de motor y seguidamente nos encontramos en el collado de Asuntza. Aquí se encuentra un cruce de caminos y que nosotros seguiremos por la que está al frente y que tiene el desnivel más pronunciado.

Durante el camino hemos ido colocando hitos para que otros compañeros que vienen más tarde  puedan seguir nuestros pasos sin perderse. Este pequeño “trabajo” ha sido un gran entretenimiento para nuestros hijos. Su colaboración has sido excelente y todos se afanaban en encontrar piedras para marcar la senda. De esta forma también van aprendiendo la función de los mismos y la importancia de no deshacerlos.

Poco a poco, se va notando el desnivel. La pendiente es continua y larga entre el frondoso bosque, hasta que llegamos a un pequeño collado. En este punto ya estamos todos juntos por lo que continuamos por  la derecha , avanzamos por el camino de subida. Ya no hay pistas pero si un camino evidente, el cual ya no dejaremos.

Por el bosque

Por el bosque

Pasamos por varias puertas que vamos cerrando a nuestro paso. Estamos subiendo un pequeño montículo situado en la ante cima del Urko. Una vez arriba vemos la silueta de nuestro destino. Parece una subida imponente y con mucho desnivel, pero es engañosa. Hacemos una pequeña parada en una caseta de cazadores para reagruparnos y emprendemos la subida final.

Hemos visto varios puestos de cazadores, casi todos en estado lamentable. Algunos niños querían subirse pero no les hemos dejado porque era peligroso y podrían derrumbarse.

Legamos a la cima, nos hacemos unas fotos y disfrutamos de sus espléndidas vistas. Bizkaia, Gipuzkoa, Araba, el mar, todo es grandioso desde aquí, a nuestros pies vemos la ciudad de Eibar , empequeñecida desde esta altura,  pero, podemos disfrutar poco tiempo porque, el fuerte viento nos obliga a descender. Así pues, bajamos a la caseta de cazadores y nos preparamos para disfrutar de nuestras “viandas” (que no son pocas).

 

En la cima

En la cima

 

Después de comer, volvemos a los coches por el mismo camino que hemos hecho la ascensión. Un poco larga se nos ha hecho la bajada pero, hemos podido disfrutar de nuevo de un gran día de monte. Buena temperatura, no ha llovido y, como siempre lo más importante, buena gente para compartir nuestro domingo.