Rutas por mes

DOMINGO, 13 DE FEBRERO 2011

DATOS DE LA RUTA:

Tologorri desde Lendoño Goikoa

ACCESO: Lendoño Goikoa, localidad vizcaína perteneciente al municipio de Orduña. Para llegar allí en coche desde Bilbao hay que tomar la AP-68 y coger la salida de Llodio para incorporarse a la BI-625 y continuar dirección Orduña. Una vez allí, seguir los carteles que nos conducen al Santuario de Nuestra Señora de la Antigua, situada a los pies del monte Txarlazo. Pasamos junto a la citada iglesia y continuamos por la carretera, la BI-2931, hasta encontrar una desviación a la izquierda en la que un cartel nos indica la dirección a Lendoño Goikoa. Tomamos esta desviación incorporándonos así a la BI-4532, carretera que conduce a Lendoño Goikoa o Lendoño de Arriba.

DESNIVEL: 625 m.

TIEMPO: 2 h 30´ (1h 20´de ascensión).

DIFICULTAD: Media

Es la sierra Salvada o Gorobel un imponente y espectacular macizo montañoso que marca la divisoria entre Araba y Bizkaia. Vistas desde el valle de Ayala, las cumbres que recorren esta sierra parecen a lo lejos murallones inexpugnables sólo aptos para escaladores, pero a medida que nos vamos acercando a ellos descubrimos enseguida multitud de caminos y senderos que nos conducen sin problemas hasta estas cumbres hermosas y altivas.

El Tologorri, también conocido como Iturrigorri debido a la fuente del mismo nombre situada cerca de su cima, es precisamente una de las cumbres más conocidas y visitadas de esta espectacular sierra. Nosotros nos acercaremos a esta montaña partiendo de uno de sus puntos de acceso más frecuentados: el que parte de Lendoño Goikoa y surca la Senda Negra, para depositarnos poco después en la herbosa ladera sur del Tologorri, desde la cual es fácil alcanzar la cima.

DESCIPCION DEL RECORRIDO REALIZADO:

Dejamos los coches aparcados en Lendoño Goikoa (441 m), en un parking situado justo al comienzo de la ruta. Aunque el parking es bastante grande, hoy está tan lleno que la mitad de nuestros coches se tienen que dar la vuelta hacia los cuatro caseríos de abajo. Desde esta ubicación privilegiada podemos contemplar, mientras nos calzamos las botas, el esbelto picacho rocoso del Tologorri.

Justo desde el parking donde hemos aparcado los coches sale una pista de piedra y tierra que nos adentra en un precioso bosque de hayas.

Tras atravesar una barrera metálica de color gris continuamos por la pista en una

En la Senda Negra

Fuente Iturrigorri

ascensión suave pero constante. Los hitos que nos encontramos en los distintos cruces nos van guiando sin problemas hasta que finalmente dejamos el bosque atrás y nos situamos en la conocida como “Senda Negra”, un estrecho sendero aéreo excavado en la desnuda ladera norte del monte Bedarbide, el cual recibe esta denominación debido al color oscuro de su tierra.

Tras recorrer la Senda Negra llegamos al portillo de La Barrerilla (910 m), donde nos espera una portada de madera tras la cual se encuentra un sendero que asciende hacia la derecha. Es a partir de este momento en el que hace acto de presencia el viento que habían anunciado para este día y que no lo habíamos sufrido por estar al abrigo de la montaña. Tomamos un pequeño tentempié junto a la fuente de Iturrigorri (945 m), señalizada con un cartel y ubicada muy cerca de la cima y decidimos ir poco a poco hacia arriba porque, aunque la temperatura es buena, el viento arrecia cada vez más fuerte.

Llegamos por goteo al vértice geodésico y al curioso buzón del Tologorri. Es tan fuerte el viento en este punto que ninguno de los integrantes del grupo permanece más de medio minuto al lado del vértice, con lo cual hoy no queda constancia de una foto de grupo en  la cumbre, pero doy fe que todos lo que nos hemos animado a subir en el día de hoy hemos coronado.

Vértice y buzón del Tologorri

Desde la cima del Tologorri hay unas vistas magníficas. Desde la punta divisamos el pequeño pantano de Maroño. En ese momento y con ese fuerte viento desapacible no nos podíamos ni imaginar que al cabo de muy poco tiempo íbamos a estar calentitos y a salvo de la lluvia en un bar situado al lado de ese pantano que ahora divisamos.

Una vez alcanzado nuestro objetivo comenzamos a descender en dirección a las cabañas y un pequeño refugio abierto de piedra que hay junto al portillo. En este pequeño refugio comemos, hacemos fuego y salimos pitando y con miedo del cielo totalmente encapotado y oscuro que amenaza con descargar fuertemente sobre nuestras cabezas. Así que comenzamos a bajar por el mismo camino de subida y, poco antes de alcanzar los coches, empieza a llover.

Llegamos a los coches y nos dirigimos a Aiara ,junto al embalse de Maroño, donde nos tomamos unos cafecitos bien calentitos comentando la buena suerte que hemos tenido en el día de hoy por la fuerte lluvia que está cayendo fuera del bar.

RUTA Y PERFIL DE LA MARCHA REALIZADA:

(Para ampliar la imagen pincha sobre ella y, a continuación, vuelve a hacer click encima)

Los comentarios están cerrados.