Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Aldamin’

DOMINGO 23 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Este domingo, aprovechando el “veranillo de San Miguel” nos animamos a visitar la cima de Gorbeia, pero eso mismo parece ser que han pensado un montón de personas y nos encontramos con bastantes problemas para aparcar en Pagomakurre donde hemos quedado con una nueva familia que se ha animado a venir con Menditxiki.

A9747E5A-EB0F-411A-B1DE-1C34F99996C1

Así que, con un poco de retraso sobre el horario previsto comenzamos la marcha hacia las campas de Arraba.

El día es estupendo, sol y ni una sola nube. Así que frescos como estamos, aprovechamos para alcanzar rápidamente Arraba.

001FFC04-EA6E-4D71-9BC6-A584C8CDBEE5

Desde allí nos dirigimos al paso de Egiriñao, donde paramos a descansar y a disfrutar de las vistas que nos ofrece el buen tiempo (Urkiola, Aitzgorri…..hastaPirineos)

C18D7B18-2C0E-4109-9F54-2C95161C1A75

Tras pasar por Egiriñao, una de las familias se retira por un problema sin importancia. No pasa nada, el monte va a seguir ahí y, ya tendremos la oportunidad de subir juntos en otra ocasión.

El resto del grupo nos dirigimos por la empinada cuesta que nos lleva hasta el collado entre el Aldamin, nuestro primer objetivo del día y, el Gorbeia que nos está invitando a que lo subamos. Desde el collado, tardamos en llegar unos diez minutos, a pesar de que uno de nuestros “menditxikiteros” decide probar si los cardos del camino tienen o no espinas de verdad. Pobre Ander, que mal lo ha pasado¡¡¡

A3B9C553-C936-4812-B440-01FC89A1F6FC

Como siempre la cima del Aldamin está desierta, así que tras un pequeño descanso y la foto de rigor, deshacemos el camino y volvemos al collado, donde otra familia, por problemas de tiempo tiene que volver a casa.

51DE79BE-D442-4EAD-ADFD-827FEB15FD9C

Así que el resto, del cada vez más reducido grupo, nos preparamos para subir la dura aldapa que nos separa del Gorbeia. En poco más de quince minutos llegamos a la Cruz del Gorbea, donde, además de un montón de montañeros y montañeras, nos encontramos con un nuevo “amigo”.

A3CFEF5A-B3F5-4786-B991-4750E6EB19CD

CFC4E51B-83C1-4240-AF1A-A261F804E5D2

En la cima hay un viento muy agradable que compensa el calor que ha hecho durante todo el día. Así que decidimos quedarnos a comer en la cima. Después de la foto, comenzamos a bajar, con la esperanza de que haya disminuido un poco el tráfico en Pagomakurre y sea más fácil sacar nuestros coches.

Mientras bajamos, en Arraba, comienza a echarse la niebla muy rápidamente y las fantásticas vistas de todo el día desaparecen. Eso nos hace recordar lo rápido que puede cambiar la situación en el monte. Pese a todo llegamos sin problemas a Pagomakurre donde nos despedimos hasta el próximo fin de semana.

Domingo 18 de octubre de 2015

A pesar de que no se habían apuntado muchas familias, y a alguna baja de última hora, el grupo de “menditxikiteros” salió puntual desde el punto de reunión, el parking de  Pagomakurre.

Al comenzar la marcha cayeron una pocas gotas que nos hacían temer lo peor, pero antes de llegar a las Campas de Arraba el cielo despejó y la temperatura era perfecta para alcanzar nuestro objetivo, la cima del Aldamin, y eso se notaba también  en la cantidad de gente que nos encontramos por el camino.

Aldamin es el gran olvidado de los montes del Parque Natural de Gorbeia, a pesar de ser el segundo monte más alto de Bizkaia, y el primero que tiene su cima íntegramente en territorio bizkaino. Se trata de un monte sin ninguna complicación salvo el desnivel que hay que salvar

Ya se ve nuestro objetivo

Ya se ve nuestro objetivo

 

 

 

El camino es cómodo, desde Arraba seguimos el mismo camino que lleva a la Cruz de Gorbea, pasando por Egiriñao.

 

Antes de alcanzar el collado que separa Aldamin y Gorbea, hacemos una parada para descansar, comer un poco y esperar lo más rezagados. La cuesta “cuesta”.

 

 

 

Tras el descanso, en pocos minutos llegamos al collado. Aquí comprobamos porqué el Aldamin es el gran olvidado, todo el mundo se desvía hacía la derecha para alcanzar la cruz, y Menditxi a la izquierda, para llevar la contraria.

Tras cinco minutos trepando entre rocas alcanzamos nuestro objetivo. Como es tradición los niños/as pusieron su piedra en el túmulo que hay junto  los buzones. Las vistas son espectaculares, mejores incuso que si hubiéramos subido a la Cruz del Gorbeia.

 

Después de comer en la misma cima comenzamos a bajar tranquilamente por el mismo camino hasta llegar a los coches donde nos despedimos hasta la próxima salida.

 

 

 

 

 

Domingo, 11 de abril de 2010

                       Buzón del Aldamin

Buzón del Aldamin

Hora y lugar de encuentro: A las 10:15 en el aparcamiento situado en el puerto de Barazar.

DATOS DE LA RUTA:

Acceso: Área recreativa de Saldropo, en Zeanuri (Bizkaia), situada a unos 594 metros de altitud. Para llegar allí desde Bilbao hay que tomar la N-240 (dirección Vitoria-Gasteiz) hasta llegar al alto del puerto de Barazar (kilómetro 38). Una vez allí se toma una pista de cemento que nace detrás del bar Bengoetxea y en cuyo inicio unos paneles informativos indican la entrada en el Parque Natural de Gorbeia. Siguiendo esta pista cementada sin tomar ninguna desviación llegaremos en 3 km al área recreativa del humedal de Saldropo.

Desnivel: 782 m. aproximadamente.

Tiempo aproximado: 2 h 10 min de ascensión.

Dificultad: Media-alta.

El rocoso Aldamin, la segunda cima más elevada de Bizkaia después del Gorbeia, rasga el cielo vizcaíno con orgullo y elegancia. No obstante, su cercanía a la famosa cruz que corona la cumbre del Gorbeia ha contribuido en gran medida a restarle el protagonismo que se merece, hasta el punto de que la ascensión al Aldamin suele verse en muchas ocasiones como un mero complemento a la subida al mítico Gorbeia para aquellos montañeros que se acercan a Aldamiñospe, el famoso collado que separa ambas cimas.

Tanto el Aldamin como el Gorbeia tienen múltiples accesos. Pero, entre todos ellos, hemos elegido para esta ocasión uno de los senderos más clásicos y bellos de ascensión a los dos principales techos de Bizkaia: el que nace en el humedal de Saldropo, se adentra en un bosque de cipreses y, tras remontar el espectacular paso de Atxuri, se dirige hacia los paredones calizos del Aldamin para bordearlos por su parte oriental y alcanzar así el collado de Aldamiñospe.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO:

Dejamos los coches en el amplio aparcamiento situado junto al área recreativa del humedal de Saldropo y comenzamos a caminar por una pista cementada situada al final del parking. Un poste de madera allí situado nos indica dos itinerarios distintos: el itinerario Saldropo, y la senda Atxuri, que es la que tomamos. Pasamos poco después junto a un gran cartel que indica “Parque de madera” y junto al cual hay una hilera de coches aparcados. Justo después de este pequeño parking tomamos la desviación de la derecha, siguiendo de nuevo las indicaciones de un poste de madera allí situado, ya que el desvío de la izquierda nos conduciría a un calero, situado a 50 m. de este punto.

                       Iniciando la ruta

Iniciando la ruta

                         Panel en Saldropo

Panel en Saldropo

                    Primera desviación

Primera desviación

Continuamos, por tanto, por la pista cementada por la que caminábamos, vadeamos el arroyo Uguna por un bonito puente de madera y, escasos metros después, el cemento desaparece para dar paso a la gravilla. A continuación, poco antes de que la pista por la que caminamos comience a descender ligeramente, es preciso abandonarla para tomar una desviación a la izquierda, marcada con un hito y unas señales rojas y blancas un tanto borrosas. Atención a este punto ya que es fácil despistarse y más de un montañero se ha pasado este cruce.

Unos metros después nos encontramos con una nueva bifurcación y cogemos el vial de la izquierda, marcado con un hito. El camino de tierra por el que caminamos ahora va ascendiendo de forma cada vez más acusada en medio de un precioso y sombrío bosque de cipreses para acabar muriendo en una pista. La cruzamos y continuamos de frente por una senda marcada con otro hito que desemboca de nuevo en un camino. Seguimos ascendiendo de frente obviando las desviaciones a izquierda y derecha que encontramos a nuestro paso. Llegamos así a un rellano donde nos encontramos de nuevo con postes indicadores de madera. Aquí cogemos la desviación de la izquierda, la continuación de la senda Atxuri, la GR 12 que habíamos iniciado poco antes en el humedal.

                  Ascendiendo por el bosque

Por el bosque

                          Rellano

Rellano

                           Por la pista

Por la pista

Las sendas poco definidas que a partir de aquí se entrecruzan en una ascensión prolongada en medio de un pinar nos conducen al singular paso de Atxuri, un estrecho sendero excavado en la roca con una espectacular caída hacia el abismo.

                         Paso de Atxuri

Paso de Atxuri

Tras superar el paso de Atxuri llegamos a un alto, el portillo de Atxuri, donde nos encontramos nuevos postes de madera: a la izquierda, Arralde (2 km / 35´) siguiendo la GR 123 y, a la derecha, Aldamiñape (2´1 km / 40 ´) siguiendo la GR 12 – 123. Nosotros continuamos -como es obvio- por la derecha, tomando para ello una senda que discurre paralela al cordal para poco después desviarse ligeramente hacia la izquierda (oeste) en dirección a los refugios que se divisan a los lejos, bajo la pared rocosa del Aldamin. Las marcas rojas y blancas esparcidas por las rocas dirigen nuestros pasos. El tentempié que hemos tomado unos minutos antes nos ha dado fuerzas para seguir adelante.

                    Hacia Aldamiñape

Hacia Aldamiñape

La senda pasa junto a un bosque de cipreses, desciende hacia un hayedo y cruza el pequeño arroyo de Arimegorta antes de continuar ascendiendo de nuevo en dirección al Aldamin. Pasamos junto a varios refugios privados, llegamos al refugio de cementos Lemona, bordeamos después la única construcción gris de los alrededores (el Santutxuko auzo aterpea) siguiendo una pista de piedras en la que hemos desembocado y llegamos poco después a una zona recogida y provista de una gran mesa y bancos corridos situada a los pies de la impresionante cara norte del Aldamin. Estamos en la majada de Aldamiñape, a 1.005 metros de altitud.

Llegados a este punto la gran mayoría decide dar por finalizada la excursión del día y tomarse un merecido descanso, mientras unos pocos tomamos la determinación de seguir adelante. Para ello nos acercamos a la desafiante ladera norte del Aldamin, lo bordeamos por su lado oriental con la intención de ascender por su cara sur siguiendo la parte alta del barranco de Dulau y llegamos poco después al collado de Aldamiñospe (1.376 m) tras superar un fuerte repecho. Una vez allí algunos suben al Gorbeia, otros al Aldamin y otros… pues a los dos.

                        En el Aldamin

En el Aldamin

                         Buzón del Gorbeia

Buzón del Gorbeia

Sorprende el contraste: la afilada loma rocosa del Aldamin contrasta con la ladera herbosa del Gorbeia; el modesto buzón y el cairn (gran pirámide de piedras) que coronan la cima del Aldamin contrastan con la majestuosa cruz del Gorbeia, su bonito buzón, su mesa de orientación, el vértice geodésico y la bella imagen de la virgen de Begoña que recibe a los miles de montañeros que año tras año alcanzan su cima… Y eso por no hablar del tremendo contraste que supone ver la interminable hilera de gente que sube hacia el Gorbeia y compararlo con los pocos montañeros que van sorteando las piedras calizas del Aldamin. Verdaderamente, el Aldamin ha tenido mala suerte: la mala suerte de encontrarse postrado a la sombra de su hermano mayor.

                    Monumento a los pastores

Monumento a los pastores

Y tras haber visitado y disfrutado de estas dos bellas montañas –cada una a su manera-, iniciamos el descenso hacia el lugar en el que se encuentra el resto del grupo, no sin antes pasar por un bonito monumento de piedra levantado en medio de una pequeña loma en honor los pastores de Aldamiñape.

Una vez reunidos de nuevo, los niños nos sorprenden con una bonita obra de teatro que han estado ensayando en nuestra ausencia. Comemos, practicamos algo de escalada, jugamos a fútbol, nos divertimos un rato y regresamos a Saldropo por el mismo camino por el que habíamos subido.

Una fantástica excursión que merece la pena repetir las veces que haga falta.

                        Majada de Aldamiñape

Majada de Aldamiñape

                           Grupito

Grupito