Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Arraialde’

DOMINGO, 15 MAYO DE 2011

DATOS DE LA RUTA:

Buzón del Arrialde

ACCESO: Desde Virgala Mayor (Araba). A este pueblo se llega, desde Vitoria, por la A-1 dirección Pamplona. Luego se coge el desvío hacia Estella/Lizarra por la A-2134, para luego desviarse por la A-132. En el Km 23,5 se encuetra Virgala Mayor.

DESNIVEL: 360 m

DISTANCIA: 8,6 Km

TIEMPO APROXIMADO: 2 h 30’

DIFICULTAD: Fácil

Esta cima se desprende del eje principal de los Gasteizko Mendiak (Montes de Vitoria) en dirección sur. Es línea divisoria entre los valles de Berrozi y Arraia.

Los montes de  Vitoria tienen una extensión de 8.400 hectáreas, el doble que Valderejo y similar a Izki. En su interior hay numerosos y extensos hayedos y quejigales donde las águilas, corzos, búhos y otros muchos habitantes hacen una reserva de vida animal importante. La ascensión al Arraialde es interesante por el paisaje bello que lo envuelve y porque sus sendas son mucho más atractivas que otros muchos montes cubiertos por  caminos artificiales.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO:

Dejamos los coches aparcados en la gasolinera que hay en el pueblo de Vírgala Mayor, la cual tiene el mismo nombre y se encuentra a la izquierda de la carretera, dirección Estella.

Barrera metálica. Inicio camino

Desde el surtidor, ya caminando, cogemos dirección Vitoria, por la calzada, y pasado el kilómetro 23 cruzamos la carretera y cogemos un camino que está cerrado con una barrera metálica de color verde. La atravesamos y giramos a la derecha ascendiendo por un camino pedregoso que se eleva hacia el norte.

Terminada la pequeña pendiente cogemos la curva hacia la izquierda siguiendo las marcas amarillas y blancas del PR.

Seguimos ascendiendo por este camino rodeado de bonitos robles y acebos que nos hacen disfrutar de la magia que envuelve los Montes de Vitoria en esta época del año. Estos colores varios y diversos hacen que esta travesía sea realmente gustosa para los que por ella transitamos.

Pronto llegaremos a un terreno amplio y despejado en el cual encontramos un hito de madera a la derecha. Éste nos indica que la senda que seguimos es la correcta. Aunque no tiene mayor complicación ya que, hasta ahora, está clara y bien marcada.

Hacia la derecha

Continuamos caminando, a veces llaneando y a veces subiendo, y nos encontramos con un cruce. Aquí cogemos el vial de la derecha y poco después volvemos a encontrarnos con otro cruce, en el cual también giraremos a nuestra derecha.

Después del refugio

Bajamos una pequeña pendiente y nos encontramos en la zona de Azkaro. Aquí, en la llanura, hay un precioso y bien cuidado refugio de montaña que lleva el mismo nombre. En esta llanura hay un cartel indicador que nos informa que nos separan  4 kilómetros de Azaceta y que nos encontramos en la PA-R-60. Este no es nuestro destino pero sí nuestro rumbo. Por lo tanto, dejamos el refugio a nuestra derecha y continuamos por el camino que nos va adentrando en un bosque de hayas.

En el siguiente cruce cogemos el camino de la izquierda que, poco a poco, no adentra en el bosque cada vez más oscuro, frondoso y misterioso. Bosque en el cual, según cuentan algunos, es fácil perderse en un día otoñal de niebla porque las hojas caídas dificultan la visibilidad de la senda. Pero, afortunadamente, este no es nuestro caso porque, aunque el día está a ratos un poco triste, la claridad nos deja ver perfectamente el camino y las marcas amarillas y blancas, junto con alguna otra de color rojo pintadas en los árboles,  nos dirigen hacia nuestro destino.

Entre el bosque encontramos una valla, la cual cruzamos siguiendo las marcas de la PR, además de las rojas, las cuales pronto desaparecerán.

Giro a la izquierda. Árbol indicativo a la derecha

Al poco rato el bosque se hace menos denso y abandonamos el vial que traemos para girar a la izquierda, según nos indica un árbol pintado a la derecha.

Continuamos por esta senda, menos definida, dejando a nuestra izquierda el barranco, desde el cual se puede divisar las instalaciones de Berroci, centro de entrenamiento perteneciente al Gobierno Vasco.

Sin ninguna dificultad llegamos a la cima del Arraialde, en el cual la sociedad excursionista Manuel Iraider ha colocado un buzón tubular con un “lauburu” encima. 1.044 m de altura para una cima, que seguramente tiene buenas vistas. Vistas que no podemos disfrutar desde aquí porque la cima se encuentra rodeado por el gran bosque.

Tentempié de rigor, la foto y volvemos sobre nuestros pasos para terminar comiendo en el refugio de Azkaro.

Después de comer, una ligera lluvia hace presencia y cuando vemos que desaparece continuamos el camino hacia los coches.

Bonita excursión aunque, a casi todos, se nos ha quedado cortita. Bueno, otro día más y mejor.

En la cima