Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Monte con niños’

 

DOMINGO, 5 DE MAYO DE 2014

Inicio

Inicio

 Acceso: Val de Asón  en el municipio de Arredondo, (Cantabria)

 Dificultad: Fácil. No recomendable para la gente que no le guste la obscuridad o tenga miedos a lo “oculto”

Este domingo nos hemos ido a visitar las cuevas de El Escalón y Coventosa desde Arredondo.

Una excursión diferente a lo que solemos hacer pero igual de interesante.

Las cuevas El Escalón y Coventosa se encuentran en los interiores del monte Parrocolina. La primera es más pequeña que la segunda y se puede hacer por libre, aunque también se puede hacer contratando guía.

En todo caso, siempre que se haga por libre, hay que asumir los riesgos que conlleva el estar en la obscuridad y el desconocimiento del recorrido.

La cueva Coventosa, es de largo recorrido (35 km) y, parece ser que, se necesita más de un día para verla entera por lo que se necesita ir con gente especializada y que conozca la cueva.

Aparcamos en el alto de Ason junto a un cartel indicativo que nos muestra el comienzo del camino. Nos vamos aprovisionando para el recorrido por en el interior de la cueva. Es aconsejable llevar guantes de goma, pantalones de plástico, chubasquero, botas de agua o de monte, una cuerda, casco, frontales y otra linterna de mano potente para poder ver todas las maravillas que nos ofrece la cueva. Estalactitas, estalagmitas y figuras que ha creado el agua a lo largo de millones de año.

Así pues, tras equiparnos, comenzamos a caminar hacía la cueva por una pista de cemento que pronto se convertirá en una senda que discurre por el lateral derecho del monte Parracolina.

Cuando la senda parece terminarse, aparece “escondida” otra a mano izquierda que comienza a ascender hasta la boca de la cueva. (Hay que ir con “ojo avizor” porque puede que se pase de largo esta senda).

Llegados a la cueva, nos colocamos los frontales y comenzamos la aventura.

El Escalón

Entrada de la cueva El Escalón

Pronto nos quedamos sin luz del día y nuestras linternas empiezan a hacer su función. Caminamos despacio y con cuidado porque el suelo está húmedo y nos podemos caer.

Después de una hora de recorrido, admirando las bellezas que nos ofrece el interior de la cueva, llegamos al lago. De aquí no se puede pasar, igual en verano sí, pero ahora no.

En el lago

En el lago

 

En el lago

En el lago

Apagamos las linternas y nos quedamos totalmente en silencio para sentir la magia que nos ofrece la obscuridad. Conseguimos agudizar el oído y sentimos como las gotas de agua van cayendo en diferentes lugares. Es algo realmente sorprendente. Llegamos a oír nuestro propio silencio y el de la cueva.

Un ratito de descanso e iniciamos la vuelta.

Cuando salimos a la superficie admiramos el valle de Asón y sus cimas rocosas. Es un paisaje realmente bonito.

Nos dirigimos hacia los coches pero antes, vamos hacer una pequeña parada en la cueva Coventosa y adentrarnos solo en unos metros en sus entrañas.

Entrada cueva Coventosa

Entrada cueva Coventosa

La entrada de esta cueva está cerca de la otra y solo tenemos que desandar unos pocos metros para encontrarnos con su entrada a mano derecha.

Alguno no quiere entrar y por eso se queda esperando que el resto del grupo inspeccione solo unos pocos metros de esta gruta.

Cuando vuelven, regresamos a los coches, nos cambiamos de ropa y cogemos los coches para ir a comer a un pequeño merendero que hay en la zona.

DSCF4514

DSCF4517

Aquí dejo una pequeña muestra de nuestra visita de hoy.

DOMINGO 4 DE MAYO DE 2014

Este domingo hemos vuelto a repetir una ruta que ya hicimos en el 2010. El recorrido es el mismo pero, el tiempo, esta vez nos ha acompañado.

Cuando la hicimos en el 2010, nos salió un día de lo más desagradable. Llovió sino todo, casi todo el camino y nos tuvimos que refugiar en una cueva del Repico para poder comer y descansar un poco de tan desapacible día.

En cambio, hoy, nos ha salido un gran día de primavera, soleado y muy agradable. Tan agradable que nos ha permitido descansar, charlar e incluso, algunos, aprovecharon para echarse un sueñecito.

http://menditxiki.org/archives/3222

 

El grupo de hoy en la cima del Repico

El grupo de hoy en la cima del Repico

 

 

DOMINGO 06 DE ABRIL DE 2014Cascada

DATOS DE LA RUTA

Acceso: desde Gujili (Araba)

Distancia: 6 Km

Desnivel: 200m

Es, la cascada de Gujuli, junto con la del Nervión de las que tienen el salto más grande de España. Sus 100 metros de desplome, superan a las del Niagara aunque, eso sí, el volumen de agua es infinitamente menor.

Esta ruta transcurre por el parque natural del Gorbea.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO

Empezamos la ruta cerca del pueblo de Beluntza (Alava), viniendo de Altube hacia Belauntza en el mismo pueblo que está formado solamente por unos cuantos caseríos, estamos atentos y a la altura del cruce que está en el mismo pueblo, sale a la derecha y delante de una casa,  una pista forestal por la bajamos con los coches, bajando por ella se pasa por la GR-282 “Ruta del pastoreo” hasta un pequeño claro en el que podemos dejar los coches.

Cascada de Altube

Cascada de Altube

En primer lugar vamos a ver unas cascadas de uno de los arroyos de la cabecera del rio Altube. Se llaman “Cascadas de Altube”. Son unas cascadas que están dentro de un bonito bosque de hayas, tienen bastante agua y merece la pena la visita.

Después volvemos al lugar donde dejamos aparcados los coches para continuar por la GR-282, que nos acercará a la laguna de Lamioxin o Lamiojin, un humedal bien conservado donde podremos ver alguna ave acuática. Bordeamos la Laguna continuando por la GR-282, hay que tener cuidado porque más adelante nos encontraremos con un desvío y hay que tomar el camino de la derecha, más adelante el camino continua paralelo a las vías del tren.

Llega un momento, cuando ya falta poco para Gujuli, que nos encontramos con la carretera, que tendremos que cruzar con cuidado, y nada más cruzarla vemos el aparcamiento de las cascadas de Gujuli. Desde aquí, ya no queda nada para encontrarnos casi de frente con el salto de agua. Se ha construido un mirador al que se puede subir y un par de mesas en las que decidimos quedarnos a comer, ya que es un lugar en el que los niños pueden jugar.

Descansando tras la comida

Descansando tras la comida

Ha sido un día caluroso, y hay bastantes niños pequeños por lo que en vez de hacer todos el camino de regreso, son unos cuantos valientes que una vez aprovisionados de agua, deciden volver y traer los coches hasta el aparcamiento de Gujuli.

La ruta ha sido relajada y una buena forma de celebrar la primavera.