Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Monte con niños’

DOMINGO 14 DE MAYO DE 2017

El objetivo de este domingo es uno de los montes más bonitos de los que podamos disfrutar, El Txindoki (1436 mts), conocido también como el “Cervino Vasco”, y una de las moradas de la Diosa Mari.

Tras un largo viaje, pasando por Bergara, Ordizia, Puerto de Deskarga, y Beasain, llegamos al parking junto a la Ermita de Larraitz donde, el numeroso grupo, nos preparamos para iniciar la subida.

El día es perfecto, soleado y caluroso, pero no demasiado. Desde el parking, se aprecia la belleza del Txindoki, y el largo camino que nos espera, ya que son 945 metros de desnivel los que hay que salvar desde el parking hasta la cima.

Al fondo del parking, nos encontramos con Zumuako langa, tras la cual se parecía una amplia pista que asciende suavemente, dejando las faldas del Txindoki a nuestra izquierda.

El grupo asciende tranquilo, pero sin pausa, por la pista que nos permite ir ganando altura y apreciar el maravilloso paisaje de esta zona. En un momento dado, debemos abandonar la pista principal, por otra más pequeña situada a la izquierda, y que se adentra en el bosque, y que acaba en Gaztesuiko langa.

Tras franquear este paso, abandonamos el bosque y ya vemos el espolón del Txindoki. Seguimos el camino hasta llegar a la fuente de Oria, donde paramos un poco a beber. Tras el descanso, alcanzamos un pequeño collado, junto a una borda, donde nos reagrupamos y comemos algo antes de la subida final.

 

 

Desde este pequeño collado, alcanzamos el collado de Egurral, pasando por unas bordas de pastores. Desde aquí se aprecia entre la roca, el zig-zag que tenemos que seguir para llegar a nuestro objetivo.

 

La pendiente es grande, pero poco a poco, tod@s nuestr@s menditxikiter@s vamos avanzando, ayudados por el paisaje que comenzamos a ver, Aitzgorri, Aratz, Sierra de Aralar….

Casi sin darnos cuenta llegamos a la cima del Txindoki, un poco cansados. Han pasado tres horas desde que salimos del parking, pero tod@s hemos subido sin problemas. Nos sacamos la foto de grupo en la cima. No hay mucho sitio, así que algunos ni siquiera salen en la foto.

Bajamos de nuevo al collado de Egurral, donde paramos a comer, rodeados de vacas.

Tras la comida decidimos volver por el camino que va paralelo a la regata de Muitze, y hacer así una ruta circular del Txindoki. El camino es muy bonito. Se trata de un pequeño sendero que baja vertiginosamente, aunque sin peligro, hacia el valle.

Tras una zona de senderos de roca, vamos bajando hasta adentrarnos en el bosque que está a los pies del Txindoki, y que nos conducirá de nuevo hasta el parking de donde partimos.

Acabamos un poco cansad@s, porque el camino ha sido largo, pero muy content@s por el día tan bonito que hemos pasado, y como siempre, por la buena compañía, y el mejor ambiente.

DOMINGO 7 DE MAYO DE 2017

Hoy toca ascender al Raso, cumbre en la zona de Villanueva de Valdegobia, cerca de Valderejo y, por tanto, paisaje garantizado. Llegamos al pueblo y ascendemos por la calle San Martín camino de San Martín de Valparaíso, idílico entorno con un pasado que ya comentaremos más tarde.

Herritik abiatuta poliki-poliki gorantza.

Herritik abiatuta poliki-poliki gorantza.

 


Al poco llegamos a unos postes indicadores que nos señalan la dirección a seguir hacia San Martín de Valparaíso y la cima de Raso.

 

Y así llegamos en poco más de un cuarto de hora a San Martín de Valparaíso, escuela de escalada y testigo arqueológico de un asentamiento cenobítico de los siglos IX-X.

Siguiendo en dirección norte por una pista a ratos empinada, vamos acercándonos a las alturas de Raso.

 

Y allá observamos, al cabo de hora y media larga de ascensión desde el pueblo, el vértice geodésico de la cima.

 

Tontorra. Buzoia, pixka bat alderatuta dago. Gero ikusiko dugu

Tontorra. Buzoia, pixka bat alderatuta dago. Gero ikusiko dugu

 

Metáfora de la dolce vita, un rebaño de vacas descansa dulcemente en los prados de la cumbre.

 

Y junto al vértice sacamos dos instantáneas del nutrido grupo de hoy.

 

 

Valderejoko gailurrak. Aurrenekoa, Peña Karria. Eskumaldean udazkenean igo genuen Recuenco izeneko mendia dago

Valderejoko gailurrak. Aurrenekoa, Peña Karria. Eskumaldean udazkenean igo genuen Recuenco izeneko mendia dago

Arcena mendilerroa

Buzoia

 

 

Gure gaurko txikiak

Gure gaurko txikiak

 

Y poco a poco, vamos descendiendo camino de San Martín, donde pararemos a comer en un entorno privilegiado.

 

Y así llegamos a San Martín de Valparaíso, antiguo asentamiento cenobítico (comunitarismo monacal que preservaba el aislamiento de los monjes del común de la sociedad, es decir, una especie de eremitorio) de los siglos IX-X. Es un complejo compuesto de restos de necrópolis, poblamiento e iglesia, si bien los únicos restos conservados son los de las tumbas antropomorfas así como agujeros en la piedra (mechinales) que servían de anclajes para encajar las vigas del tejado que cubriría los habitáculos. El entorno dispondría de terreno para huertos y pastos así como de un pequeño río que abastecería de agua a los pobladores del lugar.

 

Tumbas antropomorfas

Tumbas antropomorfas

 

Mientras tanto, los niños a la caza de zapaburus.

 

Y con la imagen del monte Batxikabo al fondo, tras la comida y el reposo posterior, nos volvemos al pueblo de Villanueva de Valdegobía.

Benetan inguru paregabea!

Benetan inguru paregabea!

 

domingo 9 de abril de 2017

Hoy, 9 de abril, hemos ascendido a las cimas de Kakuta, Erlo y Xoxote, ubicadas en el macizo de Izarraitz, que se extiende por Urola Kosta hasta prácticamente el mar con la cota del Andutz como última cima relevante y a la que ya fuimos hace unas semanas. Para ello tomamos en la A8 la salida 64 hacia Azkoitia y, tras pasar el peaje, llegamos a una rotonda desde donde tiramos de frente hacia el puerto de Azkarate. Tras pasar un túnel tomamos la desviación hacia el barrio de Madariaga y de aquí seguimos la carretera que traíamos y que, en pocos minutos, nos deja en el collado de Zorrozpe, una de las vías de acceso clásicas al macizo de Izarraitz. Aparcamos y tomamos el sendero que confluye con una pista que seguimos a mano izquierda y que nos dejará en un bonito mirador desde el cual seguimos de frente por un marcado sendero.

Foto 1

Las vistas son ciertamente bonitas desde este camino. Al fondo vemos Sesiarte y Agido y las postrimerías de la cordillera de Izarraitz que se pierden hacia el norte.

Así, vamos ascendiendo sin pérdida hacia el collado de Zamaleku, que separa Erlo de Kakuta, donde confluiremos con una pista que viene de Azpeitia y continúa hacia Erlo. Obviaremos esta pista y giraremos a la derecha para bordear una roca por su izquierda por un sendero herboso que nos lleva sin problemas hacia un hito de piedras que nos indica que debemos ascender hacia la zona cimera.

 

Ya tenemos la cruz de Kakuta al alcance de la mano.

 

Taldea gailurrean. Aurreneko mendilerroa Irukurutzetakoa da, udazkenean egin genuena

 

El buzón de Kakuta. Aunque en el catálogo de la Federación, siguiendo las indicaciones de Euskaltzaindia, aparece como Kakueta, en la zona se le conoce (y así lo pone en los letreros) como Kakuta o Kakute.

Buzoia. Behealdean, Azkoitia

 

Retornados al collado, vamos camino del Erlo, al fondo. La verdad es que el día acompaña.

 

Erloko gurutzea eta buzoia

 

Las vistas desde la cima son de quitar el hipo.

 

Mirando hacia el este, el cordal de Ernio que, como no podía ser de otra forma, también pisamos el verano pasado.

Girando hacia el norte, la zona de Pagoeta y el Cantábrico.

Gaurko taldea bigarren tontorrean

 

Y descendemos hacia la zona de Xoxote, que divisamos en la campa que vemos a nuestra izquierda. Más allá se encuentra la estatua de San Inazio de Loiola y, entre la estatua y la cima de Xoxote, el refugio del mismo nombre en cuyo entorno hacemos parada y fonda para comer antes de emprender el descenso.

Xoxoteko gailurra

 

Erlo,han goian, Xoxotetik ikusita

 

Lehenagokoak gaurko hirugarren tontorrean

 

Y, poco a poco, vamos descendiendo con la vista de nuestro primer objetivo del día (Kakuta) enfrente de nosotros.

Jornada redonda la consumada hoy en un entorno versátil y precioso. El tiempo ha acompañado y, aunque pocos pero bien avenidos, hemos disfrutado de un día excepcional.

Maldan behera, pozik inguru paregabean