Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Monte con niños’

DOMINGO 8 FEBRERO DE 2015

Hasierako plana aldatu beharrean aurkitu ginen ze asteko elurteek galerazi egin baidigute Izki haitzarteraino iristearena. Altuben gelditu ginen eta Murgiatik gora Bitorianoan kotxeak aparkaturik, alde batetik zerbait ibiltzeagatik eta bestetik goiko aparkaleku txikian toki gutxi egongo zelakoan.

Gora iritsita haurrak jolasean egon ziren elurrarekin.

Zenbaitek  Atxabalera igotzen saiatu ziren baina alperrik elurra zapalduta izterreraino sartzen baitziren. Ugaria elurra.

Bazkaltzera Murgiara jeitsi ginen eta Bitorianoko taberna batean su-epelaren ondoan bazkaldu genuen.

El plan del principio, es decir, el de acercarnos al desfiladero de Izki  nos resultó  imposible por las grandes nevadas caídas en la semana, por ello optamos por quedarnos en Altube.  Y acertamos pues en  Murgia y alrededores las cumbres tenían una capa de nieve prominente.

Dejamos los coches aparcados en Vitoriano y subimos por la carretera  a la ermita de Oro.

Al llegar los niñ@s jugaron con la nieve y varios intentaron llegar al cercano Atxabal  el cual estuvo inaccesible pues al pisar en la nieve esta llegaba al muslo.

Bajamos a Bitoriano y comimos en una taberna al lado del calor de un fuego.

IMG_20150208_104757004IMG_20150208_104810405

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20150208_104854886IMG_20150208_104753221_HDR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20150208_104903235_HDRIMG_20150208_105017275

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20150208_105223381IMG_20150208_110816275

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20150208_114454785

 

 

DOMINGO 26 DE ENERO DE 2015

Buzón

Buzón

Esta semana hemos ido al mazizo Bedartzandi, situado entre los valles de  Lea y Artibai, en las inmediaciones de Markina.

Al llegar a la rotonda de Markina, giramos a nuestra izquierda y cogemos la carretera de Aulesti, pasamos  junto a las canteras, famosas por su mármol negro, llegamos al alto de Lekoitz y dejamos los coches en unos pequeños aparcamientos junto a la carretera.

Subiendo la cuesta de hormigón

Subiendo la cuesta de hormigón

Desde aquí tomamos una carretera de hormigón que sale a nuestra derecha, donde esta situado un poste indicativo con el nombre de Urregarai.

 

Se nos hace pesada la cuesta de hormigón hasta llegar al collado Santa Eufemia, donde hay una zona de esparcimiento con bancos y asadores además de un  Aterpe.

Collado de la ermita

Collado de la ermita

Podíamos haber llegado hasta aquí con los coches, pero la ruta de hoy es corta y preferíamos andar algo más .

Llegados al collado, nos decantamos  primero por subir al Urregarai, así que, cogemos una senda bien marcada a nuestra derecha que sale junto al aterpe  y nos adentramos en el bosque de ciprese Lawson , una autentica maravilla.

Pasado el bosque nos encontramos con una amplia campa , explendidas vistas sobre el valle de Markina y la pequeña cumbre rocosa del Urregarai con la hermosa ermita de Santa Eufemia, a la cual se llega subiendo los 223 escalones de rigor.

Bosque de cipreses

Bosque de cipreses

Según J.M. Barandiaran, los gentiles, al hacer la parroquia de Markina lanzaban las piedras desde Santa Eufemia. Y las piedras que aparecen en esa zona son de aquel entonces.

En uno de los muros, queda la figura de un santo al que le falta la cabeza.La romería de Santa Eufemia tenía un atractivo especial, y era considerado por muchos como una gran ocasión para entablar relaciones. La festividad se celebra el 16 de Septiembre.

Después de hacernos las fotos de rigor y de que los niños más pequeños comieran algo, bajamos por el mismo camino hasta el aterpe.

En la cima, junto a la ermita

En la cima, junto a la ermita

Ahora nos toca el Bedartzandi, situado enfrente nuestro, como alternativa lo subiremos por la derecha haciendo todo el cresterio.

Tomamos el camino hacia la derecha dirección  E. , cuando empieza a bajar, giramos a la izda dirección N. por una senda hasta el colladito donde encontramos una cisterna que sirve de abrevadero para el ganado.

Comenzamos a subir por toda la abrupta cresta hasta encontrarnos con el camino que viene desde el collado, camino que usaremos más tarde para bajar, unos metros más y ya estamos en la cumbre.

Por el cresterio

Por el cresterio

Tenemos ante nosotros el  Illuntzar (pendiente para otra ocasión) y a sus pies Aulesti, más allá Lekeitio, a la derecha  Berriatua, Ondarroay Deva. Unas vistas explendidas de toda esta comarca denominada Lea-Artibai.

Nos hacemos varias fotos y dejamos una tarjeta de nuestro grupo, con los nombres de los niños que han subido. Mención especial para la menor del grupo de hoy, que con cuatro años  ha subido a estos dos montes centenarios sin quejarse y además en la bajada hacia el collado, quería correr conmigo.

Ya de vuelta, junto al aterpe

Ya de vuelta, junto al aterpe

Enseguida inciamos las vuelta hacia el lugar donde esta el Aterpe donde devoramos los bocadillos y,  como hacía frio, enseguida marchamos hacia los coches.

Bonito día de monte aunque con frío, pero con buena compañía y lugares tan bonitos como estos , el frío se te olvida.

Domingo 14 de diciembre de 2014

 

Aranzazu

Hoy, nuestra ruta parte del Santuario de Arantzazu, situado a 730 m de altitud y a 8 km de la villa de Oñati. Aunque la niebla poblaba el valle las vistas desde Arantzazu nos llevan a creer que el tiempo nos va a dar una tregua.

Y sin más demora comienza nuestra ascensión.

Es una ruta fácil, bonita y muy conocida, que discurre entre hayedos.

Nuestro grupo no es muy numeroso, pero los peques parecen encantados jugando entre las hojas otoñales. Y todavía desconocen la sorpresa que les aguarda más adelante.

Según ascendemos las vistas del valle se hacen espectaculares.

Y de pronto aparecen unas pequeñas manchas blancas.

Niños y niñas corren a jugar con la nieve, y es imposible avanzar.

Nuestros propósitos de hacer una pequeña cima se vienen abajo, pero verles jugar cooperando para crear su muñeco ha valido la pena.

Por fin llegamos a la fonda cuando el tiempo comienza a empeorar. Comemos y emprendemos nuestro regreso.

Está lloviendo como habían anunciado y con nuestros paraguas continuamos el descenso.

El bosque se vuelve misterioso con la niebla.