Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Montes en Araba / Álava’

DOMINGO 7 DE MAYO DE 2017

Hoy toca ascender al Raso, cumbre en la zona de Villanueva de Valdegobia, cerca de Valderejo y, por tanto, paisaje garantizado. Llegamos al pueblo y ascendemos por la calle San Martín camino de San Martín de Valparaíso, idílico entorno con un pasado que ya comentaremos más tarde.

Herritik abiatuta poliki-poliki gorantza.

Herritik abiatuta poliki-poliki gorantza.

 


Al poco llegamos a unos postes indicadores que nos señalan la dirección a seguir hacia San Martín de Valparaíso y la cima de Raso.

 

Y así llegamos en poco más de un cuarto de hora a San Martín de Valparaíso, escuela de escalada y testigo arqueológico de un asentamiento cenobítico de los siglos IX-X.

Siguiendo en dirección norte por una pista a ratos empinada, vamos acercándonos a las alturas de Raso.

 

Y allá observamos, al cabo de hora y media larga de ascensión desde el pueblo, el vértice geodésico de la cima.

 

Tontorra. Buzoia, pixka bat alderatuta dago. Gero ikusiko dugu

Tontorra. Buzoia, pixka bat alderatuta dago. Gero ikusiko dugu

 

Metáfora de la dolce vita, un rebaño de vacas descansa dulcemente en los prados de la cumbre.

 

Y junto al vértice sacamos dos instantáneas del nutrido grupo de hoy.

 

 

Valderejoko gailurrak. Aurrenekoa, Peña Karria. Eskumaldean udazkenean igo genuen Recuenco izeneko mendia dago

Valderejoko gailurrak. Aurrenekoa, Peña Karria. Eskumaldean udazkenean igo genuen Recuenco izeneko mendia dago

Arcena mendilerroa

Buzoia

 

 

Gure gaurko txikiak

Gure gaurko txikiak

 

Y poco a poco, vamos descendiendo camino de San Martín, donde pararemos a comer en un entorno privilegiado.

 

Y así llegamos a San Martín de Valparaíso, antiguo asentamiento cenobítico (comunitarismo monacal que preservaba el aislamiento de los monjes del común de la sociedad, es decir, una especie de eremitorio) de los siglos IX-X. Es un complejo compuesto de restos de necrópolis, poblamiento e iglesia, si bien los únicos restos conservados son los de las tumbas antropomorfas así como agujeros en la piedra (mechinales) que servían de anclajes para encajar las vigas del tejado que cubriría los habitáculos. El entorno dispondría de terreno para huertos y pastos así como de un pequeño río que abastecería de agua a los pobladores del lugar.

 

Tumbas antropomorfas

Tumbas antropomorfas

 

Mientras tanto, los niños a la caza de zapaburus.

 

Y con la imagen del monte Batxikabo al fondo, tras la comida y el reposo posterior, nos volvemos al pueblo de Villanueva de Valdegobía.

Benetan inguru paregabea!

Benetan inguru paregabea!

 

20 de noviembre de 2016

Hoy, 20 de noviembre, nos decidimos a hacer una mañanera por las tierras del valle de Aiara, en Araba. Para ello, nos acercamos al coqueto pueblo de Retes de Tudela, a pocos kilómetros de Artziniega. Aparcamos y salimos del pueblo observando a nuestra derecha el objetivo del día. No iremos por la pista que se ve, sino por una que queda a mano izquierda.

El paisaje de esta zona, con árboles de toda índole, es realmente bonito.

Al salir del pueblo nos encontramos con esta ermita.

Baseliza, kanpaia eta guzti. Haurrek ederki ekin zioten kanpaia jotzeari

Vamos dejando atrás Retes de Tudela.

Y poco a poco dejamos atrás el valle.

Benetan ikuspegi ederra

Benetan ikuspegi ederra

Hoy se ha animado un nutrido grupo.

Eutsi goiari. Aurrera ba!

Eutsi goiari. Aurrera ba!

Y así nos vamos acercando a la zona cimera.


Ya tenemos a nuestro alcance el vértice geodésico y el buzón de Montenegro, también llamado Peñalba en Artziniega.

Tontorra eta buzoia

Gaurko mendizaleak

Artziniega herria tontorretik ikusita

Tras el hamaiketako, toca descender.

Los niños, como no podía ser de otra forma, deciden bajar a la carrera. Menos mal que no hay bifurcaciones ni riesgo de pérdida. Al fondo divisamos el pueblo.

Haurrak lasterka maldan behera

Ya sólo queda seguir bajando y misión cumplida.

DOMINGO 23 DE OCTUBRE DE 2016

La salida de este domingo estaba programada al monte Andasto (822 mts),uno de los vigías del Anboto.

Como en ocasiones anteriores, quedamos en la gasolinera de Amorebieta para dirigirnos desde allí a Arrazola, donde nos esperaban algunas personas más del grupo, que hoy es especialmente numeroso, y con nuevas incorporaciones.

Tras dejar los coches en el pequeño parking de Arrazola, y calzarnos las botas, comenzamos a andar por la calle que sale del mismo parking, y que dejando la iglesia, a la derecha comienza a subir bajo la impresionante mole del Anboto.

Siguiendo esa calle, que se convierte al poco tiempo en una carretera que sirve de acceso a los preciosos caseríos de la zona, vamos ganando altura, y tras saludar a alguna que otra vaca,llegamos al caserío Iturritza.

Al pasar dicho caserío, la carretera se vuelve pista tras dejar atrás un paso canadiense. En ese punto la pista gira bruscamente a la derecha, camino que tenemos que seguir. Pasamos junto a un depósito de aguas y llegamos a una borda con una clara pista que poco a poco va subiendo entre los pinos.

Tenemos que seguir las marcas blancas y amarillas que aparecen por el camino, hasta que el pinar deja paso a un magnífico hayedo. El camino es muy evidente, aunque se va haciendo cada vez más estrecho, y pese a la inclinación, es cómodo de seguir.

Continuamos la marcha paralelos al arroyo Errekaundi , el cual debemos atravesar, hasta en tres ocasiones. Seguimos subiendo por el hayedo, y aunque montañeros/as, también tenemos ganas de disfrutar, así que hacemos un alto para jugar con los árboles.

Al cabo de un rato, el esfuerzo de la subida comienza a notarse y el hambre hace acto de presencia, así que paramos a tomar el amaiketako en un llano entre el hayedo, en un lugar donde seguramente, en tiempos, hubo alguna txondorra para elaborar carbón vegetal con las ramas de las hayas

Después del descanso, y siguiendo de nuevo las marcas blancas y amarillas que aparecen entre los árboles, seguimos subiendo, en zig-zag, entre el hayedo hasta que la cabo de unos minutos llegamos a un collado en el que ya se ve el Andasto a nuestra izquierda.

Tras una pequeña, y sencilla, trepada alcanzamos la cima del Andasto (822mts). Las vistas son espectaculares, facilitadas además por el tiempo despejado que nos ha acompañado durante todo el día. Frente a nosotros tenemos la cara más vertical del Anboto, donde se aprecia la cueva donde vive Mari, pero si nos damos la vuelta vemos las cimas de Oiz, Udalaitz, Aizkorri,Izpizte y Tellamendi, cima a la que también queríamos ascender hoy, pero que dejaremos para otra ocasión.

Tras la foto de rigor en la cima destrepamos la cima del Andasto y nos quedamos a comer, al resguardo del viento, junto a un par de hayas, a las que alguno no puede dejar escapar la ocasión de subirse a ellas.

Por si alguien quiere, en otra ocasión, continuar esta ruta, y subir más montes, lo único que hay que hacer es continuar el camino por el que veníamos, y tal y como marca el poste indicador, alcanzar el collado de Zabalandi, y desde allí subir a Tellamendi ,Izpizte o Anboto

Nosotros, como hemos dicho, decidimos acabar aquí nuestra ruta por hoy y volvemos a bajar hacía Arrazola. La marcha no ha sido muy dura, pero más de uno decide refrescar sus “cansados” pies en el arroyo. Tras esta parada continuamos hasta Arrazola, acabando en el frontón ¡¡¡¡¡¡Estos/as niños/as de Menditxiki son incansables¡¡¡¡¡¡