Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Niños montañeros’

domingo 9 de septiembre de 2018

Hoy, domingo 9 de septiembre, toca retomar la temporada de montaña. Para ello nos hemos reunido en Opakua (Araba) un nutrido grupo de mendizales con la intención de ascender al Arrigorrista (1149 metros). La subida nos llevará una hora y media larga. El calor aprieta y promete ser un bonito día para disfrutar del hayedo y de las vistas de la cumbre. No obstante, también han anunciado lluvia y, efectivamente, el pronóstico se cumple a la bajada, poco antes de llegar al pueblo.

Empezamos subiendo bajo una fuerte calorina.

Foto 1

Hoy nos hemos reunido unos cuantos y a veces toca esperar y reagruparse, ya que en la subida hay al menos dos bifurcaciones en las que tomamos por la izquierda hacia el puerto de Opakua.

Foto 2

La pista se transforma en un camino claro que, a ratos embarrado, asciende progresivamente entre hayas y maleza.

Foto 3

Llegados al puerto, un poste nos informa de la dirección a seguir. Desde aquí tardaremos unos 15 minutos en hacer cima.

Foto 4

El sendero atraviesa un bonito hayedo que nos acompañará hasta la cumbre.

Foto 5

Ya tenemos la antecima a la vista. Está presidida por un monolito-memorial y un buzón empotrado en el mismo.

Foto 6

Arabako lautada eta, haratago, Aizkorri mendilerroa eta Aratz

Arabako lautada eta, haratago, Aizkorri mendilerroa eta Aratz

Oroitarria eta buzoia

Oroitarria eta buzoia

 

Un poco más adelante llegamos a la cima propiamente dicha donde sobresale otro monolito en recuerdo de un montañero fallecido en el Mont Blanc

Foto 9

A la izquierda del monolito vemos un curioso detalle de la Sociedad Ciclista Vitoriana.

Foto 10

Beste buzoi bat

Beste buzoi bat

 

Gaurko mendigoizaleak

Gaurko mendigoizaleak

 

Retrocediendo un poco tenemos esta preciosa vista : la sierra de Aizkorri a la izquierda. A su derecha el Aratz y más a la derecha de la imagen, Ballo y Mirutegi, todos ellos presidiendo la Llanada.

Foto 13

Mirando hacia la Llanada vemos al fondo Agurain-Salvatierra y, más acá, Opakua.

Foto 14

Y, tras comer bajo las hayas, llega el momento de la vuelta a través del precioso bosque.

Foto 15

Maldan behera

Maldan behera

 

Atzean uzten dugu gaurko mendia

Atzean uzten dugu gaurko mendia

 

Y el cielo, ya cubierto, comienza a descargar. Es el momento de abrir los paraguas y ponerse el chubasquero. Afortunadamente hemos tenido suerte y sólo se nos ha estropeado el tiempo al final de la bajada. Al fondo, el Arrigorrista despidiéndose de nosotros.

Foto 18

Y así bajamos la última cuesta hasta llegar al pueblo de Opakua, justo cuando la lluvia arrecia pero ya no nos importa.

Foto 19

En resumen, bonita jornada de monte, buen tiempo en general, mejor compañía y niños y mayores felices y con ganas de volver a caminar juntos.

DOMINGO 17 DE JUNIO DE 2018

Ya con el verano a punto de caramelo –o así lo esperamos-, toca hoy desplazarse a la sierra de Arrato, una bonita zona poco frecuentada pero no por ello menos atractiva desde el punto de vista tanto naturalista como paisajístico. El día despunta con algunas nubes hacia la zona de Altube pero más despejado según nos acercamos a Apodaka, cerca de Gasteiz, y desde donde partiremos hacia las cimas de Amaritu y Armikelo, ambas con excelentes vistas sobre los municipios de Zuia y Zigoitia.

Así las cosas, aparcamos en Apodaka, un coqueto pueblo al pie de la sierra de Arrato y bajamos hacia un puente que cruzamos hasta una puerta metálica. Traspasada esta, nos dirigimos a la izquierda donde encontramos una pista que, sin pérdida posible, nos conducirá hasta la cima de Amaritu.

Hasierako zubia

Hasierako zubia

 

Bidea hartuta, gorantza

Bidea hartuta, gorantza

Tras cuarenta minutos de marcha nos situamos en la cima de Amaritu, con buzón, vértice geodésico y un mugarri.

84970419-BFE4-4896-BC37-689A682DD25F

Taldea lehen gailurrean

Taldea lehen gailurrean

Al fondo, a la izquierda, divisamos nuestra segunda cima del día, el Armikelo. A su derecha, el bonito barranco de Zarandona.

5739C120-2CCE-479C-A53B-509FBA6D4F78

Bajamos durante un rato hacia la pista que nos conducirá en una hora más o menos hasta nuestro segundo objetivo.

Armikelo, eskumenean

Así llegamos al buzón del Armikelo con el valle de Zuia a nuestros pies y, en primer término, el monte Atxabal en las peñas de Oro, que albergan un curioso santuario que ya hemos visitado en más de una ocasión. Delante, el pueblo de Domaikia. Desde aquí se puede hacer una hermosa ruta circular mañanera al Atxabal.

F86F1333-8FA6-48C0-8202-0DCDE4F799AC

4E49938F-2438-4635-81DC-F3A3923AEFAB

Antzeko ikuspegi bat

Haratago, Gorbeia aldea

 

Menditxiki, Armikeloko gailurrean

Menditxiki, Armikeloko gailurrean

Retomamos pues la bonita pista de subida con buenas vistas en todas direcciones. Al fondo, Gasteiz.

E93D4068-BDAC-446E-B8E4-C07EBBAC18C5

Y así llegamos nuevamente a los pies de Amaritu, que volvemos a subir pues la ruta de hoy no es circular. La idea es comer en la cumbre (que está más cerca de lo que parece), pero sopla un poco de viento fresco y decidimos bajar al pueblo.

6D5D8E36-2603-40A9-8218-4D7CF6AEB9E8

Menditxiki, Armikeloko gailurrean

Pasai paregabea

Descendemos pues por la agradable pista hacia Apodaka.

7415F3FC-598D-4403-8FB3-420A355EB34B

Y ya, con el pueblo a la vista, finalizamos una bonita jornada montañera muy agradable. El tiempo nos ha acompañado durante las 3 horas y media largas de excursión que rematamos con el asueto que nos brinda la tranquilidad y la paz que se respiran en Apodaka.

0AD8792D-C9D4-419E-98F2-74508BC9E0D2

Domingo 27 de mayo de 2018

Hoy, domingo 27 de mayo, hemos ascendido a Elorreta, en la sierra de Zaraia. La verdad es que en ningún momento pensamos en llegar a la cima ya que el día era de niebla cerrada y ya desde Amorebieta era imposible atisbar a ver ninguna cima de los alrededores. Además el pronóstico  no era muy halagüeño. Así y todo decidimos intentarlo . Empezamos pues la ascensión desde el barrio de Mendiola, en Eskoriatza, al que se accede desde Aretxabaleta.  Desde el barrio se delimitan perfectamente las cimas de la zona, pero hoy tocaba no ver nada. Aun así, decidimos llegar hasta donde pudiéramos, al menos hasta el collado de Apotza, y probar suerte.

Lainoa Mendiolako inguruetan

Lainoa Mendiolako inguruetan

 

Aldatz gora, ikusterik ez dago, lainoa baino

Aldatz gora, ikusterik ez dago, lainoa baino

 

Tras cerca de hora y media ascendiendo por fuerte pendiente que no nos dio tregua en ningún momento y siempre envueltos por la niebla, nos topamos con un par de mendizales que nos dijeron que la cima estaba despejada, así que nos animamos y, tras un duro repecho, llegamos cerca del collado de Apotza donde el Elorrieta nos recibía amablemente. Abajo quedaba la niebla cerrada y una ventana de cielo azul nos invitaba a hacer cumbre.

Foto 3

Y así, tras subir por una campa hasta el lapiaz, seguimos los hitos de piedra hasta la cima de Elorreta, con su buzón y vértice geodésico.

Foto 4Foto 5Foto 6

Desde la cima, un amplio mar de nubes se mostraba a nuestros pies. Ahí abajo, Mendiola.

Foto 7

También se veían alzadas entre la niebla algunas de las cumbres del macizo de Aitzgorri.  Increíble que, vistos los pronósticos, tuviéramos la suerte de coincidir justo con una apertura de claros que duraría bastante poco.

Haratago, Kurutzeberriko gailurra. Lainoa bazetorren handik

Haratago, Kurutzeberriko gailurra. Lainoa bazetorren handik

 

Talde-argazkia

Talde-argazkia

 

Y como la niebla parecía reclamar lo que era suyo, decidimos, tras tomar un tentempié, bajar hasta la pista de subida sin más demora.

Lainoa gainak hartzen

Lainoa gainak hartzen

 

Poco a poco fuimos destrepando con cuidado por el lapiaz.

Foto 11foto 12

Y ya en la pista, tras comer el bocata y con la niebla ya ocultando la montaña, decidimos descender.

Foto 13

Poliki-poliki, maldan behera pozik

Poliki-poliki, maldan behera pozik

 

Ya abajo, la zona del barrio de Mendiola estaba un poco más clara.

Foto 15

Con el objetivo cumplido y tras una bajada empinada pero bella a través del hayedo que jalona esta bonita ruta, regresamos a Mendiola. Ciertamente fue una pena no disfrutar de las espectaculares vistas que ofrece esta montaña en todas direcciones, pero todo no se puede. Al menos gozamos de un precioso itinerario por el hayedo y tuvimos la suerte de flotar sobre un mar de nubes en el corto espacio de tiempo que permanecimos en la cumbre. Zona para repetir, con alguna cima más, sin duda alguna.

Foto 16