Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Peñas Blancas’

DOMINGO, 17 DE FEBRERO 2013

DATOS DE LA RUTA:

ACCESO: Desde la plaza enfrente del Hospital de Cruces, en Barakaldo.

DESNIVEL POSITIVO760 m. (640 m si no se incluye el Ganeroitz/Apuko).

TIEMPO APROXIMADO: 6:00 h (incluyendo paradas). En nuestro caso estuvimos en total 3:30 andando y 2:30 parados.

DISTANCIA: 11,5 km hasta El Regato. Desde El Regato se puede volver a Barakaldo en autobús (uno cada hora los festivos) o siguiendo el camino peatonal de unos 5 Km hasta Retuerto o Cruces. Si evitamos la subida al Ganeroitz/Apuko, la distancia de Cruces a EL Regato es de unos 10,7 Km.

DIFICULTAD: Baja.

 

 DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO:

 Iniciamos la marcha en la plaza situada enfrente del Hospital de Cruces. A esta plaza podemos acceder en Metro.

Hospital de Cruces.

Desde la plaza (altitud = 50 m) nos dirigimos a la autopista A8, la cual cruzaremos por el puente de la calle de La Paz. Nada más cruzar la A8, llegaremos a una rotonda (250 m desde salida), en la cual giraremos a la izquierda, por la segunda salida (la primera nos metería en la A8).

Desde esa rotonda, iniciaremos un ascenso, por calle con aceras, hasta encontrar otra rotonda, a unos 350 m de la primera. En esta segunda rotonda giraremos a la derecha. Unos 200 m después de esta segunda rotonda, nos encontramos un cruce, en el cual se obliga a los coches a girar a la derecha, ya que continuar de frente está prohibido. Nosotros seguiremos de frente, por una carretera estrecha y sin aceras, pero apenas con tráfico.

Después de ascender por esta carretera estrecha, sin pérdida, durante 1 km, llegamos a una zona en la que la carretera se ensancha y aparece ante nosotros, a la derecha, un enorme depósito de agua.

Depósito de agua justo antes de abandonar el asfalto

Depósito de agua justo antes de abandonar el asfalto

Justo antes de llegar al depósito, veremos a nuestra derecha la calle por la que llegaríamos si hubiésemos accedido en coche, cogiendo el desvió obligatorio a la derecha para coches que se menciona antes.

Esta es una zona en la que se pueden aparcar 5 o 6 coches, y en la que hay una fuente. Estamos a unos 130 m de altitud, a unos 80 m de la salida, y hemos recorrido ya 1,6 Km aproximadamente.

Aquí abandonaremos el asfalto, ya que, nada más pasar el depósito, y después de andar unos 60 m por la carretera de la derecha, nos encontraremos a nuestra izquierda con un pequeño sendero ascendente.

Este camino, puede ser incómodo de seguir en días con lluvia o justo después de haber tenido mucha lluvia. Tiene aspecto de ser una torrentera. Nosotros tuvimos bastantes resbalones en los inmensos surcos y las zonas rocosas. Después de seguirlo durante 600 m y 100 m de desnivel llegamos a una pista de hormigón (2,2 Km desde la salida, altitud = 220 m) que seguiremos a nuestra derecha.

Resbaladizo camino con el depósito y Barakaldo y el Serantes detrás

Resbaladizo camino con el depósito y Barakaldo y el Serantes detrás

Esta pista, que inicialmente discurre en dirección oeste, va girando hacia la izquierda, para acabar orientándonos dirección sur. Siguiendo constantemente esta dirección y los carteles indicadores, acabaremos situados a los pies de la última asfixiante subida al Arroletza (estaremos a 3,2 Km de la salida y a una altitud de 340 m).

Último esfuerzo para llegar al Arroletza. Al fondo el puente de Rontegi

Último esfuerzo para llegar al Arroletza. Al fondo el puente de Rontegi

Esta última empinada subida, también en dirección sur, nos llevará en unos 400 m hasta los 454 m de altitud del Arroletza (distancia desde salida 3,5 Km). Las vistas son fantásticas: Mendibil con su enorme torre, Santurce a los pies del Serantes, Portugalete, Sestao, Barakaldo, Getxo, el Abra, toda la cresta de Artxanda, coronada por el Ganguren, el aeropuerto detrás, Bilbao delante, los montes del Duranguesado, los cercanos Ganeta, Ganekogorta y Gallarraga, etc, etc….

Cima del Arroletza (454 m)

Cima del Arroletza (454 m)

Desde el Arroletza, siguiendo la cresta en dirección oeste accederemos primero al Tellitu (458 m, 3,9 Km) y luego al Sasiburu (459 m, 4,6 Km).

Llegando al Tellitu (458 m)

Llegando al Tellitu (458 m)

 

Cima del Sasiburu (459 m)

Cima del Sasiburu (459 m)

 

Desde el Sasiburu, siguiendo el claro sendero de la cresta dirección oeste, descenderemos a El Humilladero, con su cruz dedicada a la Virgen de Begoña (391 m, 5,8 Km).

Cruz de El Humilladero (391 m)

Cruz de El Humilladero (391 m)

Desde este punto, podemos divisar nuestra siguiente cima, la mole rocosa de Peñas Blancas, a la cual accederemos estando atentos a las brechas, grietas, simas que se abren en el suelo en las cercanías de la cima (mucho cuidado con niebla). Al llegar a la cima (469 m, 6,3 Km) podemos ver, separado de nosotros por un herboso collado, el Ganeroitz o Apuko.

Peñas Blancas (469 m) desde el Collado de Ganeroitz

Peñas Blancas (469 m) desde el Collado de Ganeroitz

Mientras unos deciden quedarse en el collado a comer, otros ascienden al Ganerotiz/Apuko (561 m, 7,0 Km) para volver poco después al collado. Esta subida desde el collado supone 0,4 Km x 2 y un desnivel de unos 120 m.

Ganeroitz / Apuko (561 m)

Ganeroitz / Apuko (561 m)

Desde el collado en el que hemos hecho una larga parada iniciamos el descenso, siguiendo la pista claramente visible hacia el noreste. La seguiremos durante 300 m para hacer un giro brusco a nuestra izquierda, cruzando una puerta metálica.

Esta nueva pista está en mucho peor estado, también muy dañada por las corrientes de agua, y con tramos complicados por barro y por los enormes surcos. Con agua tiene que ser muy incómoda. Sin agua, pudimos hacerla sin muchos problemas con los más peques del grupo, de 5 años.

Enormes surcos en el camino de bajada

Enormes surcos en el camino de bajada

La pista nos lleva hasta El Regato después de hacer varios zig-zags.

El Regato marca el Km 11,5 de la excursión (10,7 Km si no se asciende al Ganeroitz). En total han sido unos 760 m de desnivel (640 si no se asciende al Ganeroitz).

Un autobús nos llevará de vuelta a Barakaldo, pero se podría volver siguiendo el camino peatonal de unos 5 Km.

 

 

Domingo, 23 de octubre de 2011

DATOS DE LA RUTA:

Cumbre del Ganeroitz

ACCESO: Zamundi, barrio de Alonsotegi (Bizkaia) situado a unos 225 m de altitud. Se puede llegar hasta este lugar a pie o en coche siguiendo una pista hormigonada que nos encontramos después de atravesar el paso a nivel de la ruta ferroviaria de Alonsotegi, que cubre el trayecto Bilbao-Santander. Esta estrecha pista, de unos 2 kilómetros de longitud, presenta unas fuertes pendientes que superan el 20% en algunos tramos.

DESNIVEL POSITIVO: 510 m.

DISTANCIA: 7 km 300 m.

TIEMPO APROXIMADO: 2 h 45 min (1 h 30 min de ascensión).

DIFICULTAD: Fácil.

El Ganeroitz es, a pesar de sus modestos 561 m, el punto culminante de la sierra de Sasiburu, un suave cordal de cimas redondeadas y herbosas que se extienden entre Barakaldo y Alonsotegi  y que constituyen un mirador privilegiado desde el que se puede contemplar el Gran Bilbao, El Abra, los montes de Triano y el macizo del Ganekogorta.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO

Cartel

Tras reunirnos en un parking situado en Alonsotegi y reorganizarnos en unos pocos coches, nos dirigimos hacia el barrio de Zumandi, lugar al que se accede por una estrecha pista hormigonada que arranca una vez cruzadas las vías de la estación ferroviaria de Alonsotegi. Numerosas indicaciones por el camino nos permiten llegar sin problemas hasta este enclave completamente apartado de la civilización.

Iniciando la marcha

En Zumandi apenas hay espacio para aparcar los coches, pero el dueño de un caserío  allí situado nos cede amablemente la parte posterior de su vivienda para que podamos apelotonar los vehículos en los que nos hemos desplazado. Lo cual da buena fe de que, en medio de la vorágine materialista e individualista en la que nos ha tocado vivir, todavía hay sitio en este mundo para la bondad y para la generosidad.

En este lugar tomamos una pista cementada que asciende dirección oeste, siguiendo para ello las marcas rojas y blancas que nos han ido acompañando durante toda la subida hasta Zumandi. En pocos minutos llegamos a la ermita de Santa Quiteria, construida en 1914 y junto a la cual se encuentra un área recreativa con bancos y unas vistas magníficas. Dejamos la ermita a nuestra izquierda y torcemos a la derecha siguiendo las indicaciones de un cartel en el que podemos leer que Sasiburu se encuentra a 2´4 km por la PR BI 101.

Cruce de señales

Caminando

Este camino, ancho al principio, se adentra en un encinar y se va estrechando paulatinamente en suave y prolongada pendiente hasta llegar a un nuevo cartel que nos indica que Sasiburu se encuentra a 1´7 km. En este punto giramos a la derecha, dirección este, y continuamos nuestra marcha por una ancha pista que rodea el karst de Peñas Blancas.

Poco después la pista por la que caminamos desemboca en otra pista que la corta en diagonal. Estamos en el Copetillo, a 359 m de altitud.

Segundo cruce de señales

En el Copetillo

Cruz del Goiko Mendi

Si continuáramos por nuestra derecha alcanzaríamos las cimas del Sasiburu (456 m) y Arroletza (454 m). Sin embargo, la dirección que tomamos nosotros es justamente la contraria: giramos a la izquierda, pero no para continuar por la pista sino para ascender por un camino de tierra que discurre paralelo a una alambrada y que nos deposita junto a una gran cruz blanca situada en lo alto de una loma en cuya punta descubrimos la imagen de la Virgen de Begoña escondida dentro de una pequeña hornacina. Una placa allí situada nos recuerda que dicha cruz fue colocada el 28 de mayo de 1967 por el  grupo alpino Goiko Mendi de Alonsotegi. Y parece ser que a esta elevación montañosa situada a 391 m de altitud se la conoce popularmente con el nombre de Goikomendi en honor precisamente al grupo montañero que erigió esta cruz, si bien la denominación correcta de este enclave es El Humilladero.

En cualquier caso, sea cual sea su verdadero nombre, nosotros aprovechamos el lugar y el momento para fotografiarnos junto a esta cruz cuya blancura inmaculada contrasta con el refulgente verdor que la rodea por los cuatro costados.

Junto a la cruz del Goiko Mendi

Karst

Tras esta breve parada, proseguimos nuestro recorrido avanzando hacia adelante, dirección sureste, y descendemos la pequeña loma que hemos subido para situarnos de nuevo en la pista que habíamos abandonado unos minutos antes. Cruzamos la pista y ascendemos de nuevo hasta llegar a una zona kárstica que abandonaremos al cabo  de unos minutos para descender unos escasísimos metros y situarnos así enfrente de la entrada de una majestuosa cueva, inigualable testimonio geológico de la actividad minera que vivió esta zona hace décadas.

Nos adentramos en la cueva por una enorme cavidad y, tras deslizarnos entre sus galerías y realizar alguna pequeña trepada, llegamos al exterior de la misma por una estrecha salida casi oculta entre la maleza.

Entrada de la cueva

En el interior de la cueva

Desde este extremo de la cueva hasta el pequeño buzón de Peñas Blancas (469 m), que emerge en lo alto de una roca, apenas restan unos metros y hacia allí dirigimos nuestros pasos. Tras pasar junto a este pequeño buzón casi sin detenernos (los niños, que hoy andan un poco embalados), continuamos avanzando dirección sureste con los ojos puestos hacia el Ganeroitz, que se alza enfrente de nosotros, custodiado por el inconfundible Eretza.

Buzón de Peñas Blancas

Hacia el Ganeroitz desde Peñas Blancas

Descendemos desde Peñas Blancas hasta el collado que separa esta cima de la vertiente norte del Ganeroitz y, tras un breve tentempié, comenzamos a ascender la empinada pero corta loma de hierba que nos separa de la cima de este monte, coronada por un vértice geodésico, un lauburu, un buzón completamente oxidado y otro buzón en mejor estado colocado allí por el Erandioko Mendigoizaleak el 25 de mayo de 1993. Y, cómo no, una foto de grupo con el impresionante cortafuegos del Eretza a nuestras espaldas cerrando el horizonte.

En el Ganeroitz

A continuación regresamos sobre nuestros pasos buscando un lugar donde comer resguardados del sol y del viento. Y lo encontramos, por supuesto. Concretamente, en la pista que conduce a Santa Águeda, situada más allá del Copetillo. Y desde allí ya nos dirigimos de nuevo a Zamundi, siguiendo el mismo camino por el que habíamos venido.