Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Recorridos por Navarra/Nafarroa’

Domingo, 29 de noviembre de 2009

Río Zirauntza

Río Zirauntza

DATOS DE LA RUTA:

Acceso: Araia (603 m.), en la provincia de Álava

Desnivel: 250 metros

Distancia: Unos 4 kilómetros

Tiempo aproximado: 1 h. 15´

Dificultad: Fácil

Partimos de un Bilbao lluvioso con la esperanza de que en la zona alavesa hiciese mejor tiempo.

Nuestra meta era subir al monte Legunbe pero,  llegados al punto de partida, el barrio de Ibarguren (Álava), unos decidieron subir al monte mientras otras, con los niños,  pensamos en una alternativa a la lluvia incesante.

Fuimos al pueblo de Araia en busca de una cafetería con la intención de tomar algo calentito y pensar qué podíamos hacer.

Después de sopesar algunas posibilidades, la camarera del bar nos informó que en el pueblo tenían un museo de energías renovables y dedicado al tejón, un animalito muy simpático y en peligro de extinción porque en un pasado había sido alimento de los habitantes y, además, usaban el aceite de su carne con fines curativos.

Fuimos al museo Mitxarro y allí la guía nos explicó algunas curiosidades del tejón que nosotros no sabíamos. Por ejemplo,  que el tejón, cuando se encuentra en peligro porque le acosa un depredador, se desprende de todo el pelo de la cola para despistarle. Así el enemigo se entretiene con esta y el tejón aprovecha para escapar.

Comenzando el sendero
Comenzando el sendero

También nos dijo que había una senda que salía desde allí mismo para ver el nacimiento del río Zirauntza.

Nos gustó mucho la posibilidad de dar un paseo con los niños aprovechando que la lluvia había cedido  paso a un sol tímido que asomaba entre las nubes.

Por lo tanto, cogemos el camino que hay por la parte izquierda del museo y seguimos el cartel que nos indica el sendero del nacedero, SL-A 14.

Sendero arriba
Sendero arriba

Durante todo el camino veremos varios carteles como este, lo que hace  que en ningún momento  perdamos  el camino. Además  a lo largo de todo el recorrido hay postes con marcas verdes y blancas.

Llegamos a una bifurcación con una carretera de montaña y el cartel nos sigue indicando el sendero del nacedero pero ahora las marcas se convierten en rojas y azules.

Después de una hora y media, a un paso muy suave y contemplando el paisaje de los robles, jugando con las hojas caídas, y el río, llegamos al nacimiento.

En la presa del río se puede apreciar una pequeña cascada la cual baja por el cauce natural y que es la que abastece de agua a los habitantes de Araia. Por la parte derecha del río se puede ver un pequeño canal artificial que es el agua que va directamente a la central eléctrica del pueblo.

Allí nos disponemos a comer nuestro merecido bocadillo y los niños aprovechan para lanzar alguna piedra al río y alguna que otra rama a modo de barco.

Hora de comer

Hora de comer

Ya volviendo sobre nuestros pasos, nos desviarnos un poco del camino de vuelta y accedemos por otro sendero, que antes habíamos visto, para ir a ver la catarata del río y aprovechar para acercarnos un poquito más a las aguas heladas del mismo.

Peques en puente

Peques en puente

Amatxus en el puente

Amatxus en el puente

El grupito

El grupito

Volvemos al camino original y nuestra menditxiki navarra nos hace algunas fotos para el recuerdo. ¡Menos mal que alguien lleva la cámara!

Llegando a los coches, viene a nuestro encuentro un menditxiki que había regresado de la cima del Legunbe antes que los demás y todos vamos a tomarnos el merecido café para esperar al resto de los montañeros que han subido al Legunbe.

Sábado, 7 de noviembre de 2009

rallon4Hora y Lugar de encuentro: 10:15 en el Camping Bardenas, situado en Villafranca (Navarra).

DATOS DE LA RUTA:

Acceso: Rincón de la Ralla (Bardenas Reales). Para llegar este lugar hay que tomar el desvío existente en la carretera NA-134 a un kilómetro de la localidad navarra de Arguedas. El citado desvío nos conduce al cuartel militar situado en las Bardenas y, una vez allí, es preciso tomar la pista que se encuentra a mano derecha y que rodea el polígono de tiro. Este punto dista unos diez kilómetros y medio del Rincón de la Ralla, por lo que es aconsejable ir en coche.

Desnivel: 150 m.

Tiempo aproximado: 3h 15 ‘(ida y vuelta).

Dificultad: Fácil.

El desierto de las Bardenas Reales, con una superficie de aproximadamente 42.500 hectáreas divididas en Bardena Blanca (Centro), Negra (Sur) y el Plano (Norte), está situado en el extremo meridional de Navarra, lindante con Aragón. En 1999 la mayor parte de este territorio fue declarado Parque Natural y, un año después, la UNESCO lo incluyó en el listado de Reservas de la Biosfera.

Estas tierras áridas están formadas por suelos de arcillas y areniscas que han sido erosionados por el agua y el viento a lo largo de millones de años, dando lugar a extrañas y caprichosas formaciones entre las que destacan los cerros solitarios, llamados cabezos.

La Ralla y el Rallon están situados en la depresión central de la Bardena Blanca, que es, sin duda alguna, la zona más espectacular del desierto de las Bardenas Reales de Navarra, un paraje único e irrepetible en Europa.

Descripción de la ruta realizada

Poco después de adentrarnos en las Bardenas con nuestros coches, una lluvia suave, pertinaz e implacable hace acto de presencia y nos acompaña hasta la pequeña explanada de tierra que, habilitada como parking, se encuentra situada en el Rincón de la Ralla. El molesto viento, una de las constantes bardeneras, contribuye a aumentar la sensación térmica de frío. Son muchos los que deciden entonces darse la vuelta y regresar al abrigo de los bungalows del camping en el que estamos alojados. Otros, sin embargo, tomamos la determinación de seguir adelante.

hacia-el-rallon-y-la-ralla2Desde el aparcamiento del Rincón de la Ralla se divisa a lo lejos, con total claridad, nuestro objetivo del día: el Rallón a la izquierda y la Ralla a la derecha. Para dirigirnos a ellos cogemos una pista de tierra en cuyo inicio se encuentra una señal de tráfico que prohíbe circular vehículos por ella.

Caminamos por la pista dirección norte sin desviarnos hasta llegar a la base del Rallón. La lluvia ha cesado y comienzan a abrirse grandes claros en el cielo.

en-el-rallonTomamos un camino a la izquierda que asciende ligeramente y, tras crestear escasos metros, alcanzamos el Rallón. Un increíble precipicio se abre bajo nuestros pies. Al frente se alza el Piskerra rodeado por un inmenso desierto. Las vistas son de una extraña grandiosidad y belleza.

Descendemos del Rallón hasta llegar de nuevo a la pista por la que hemos venido. Enfrente, dirección este, se alza la Ralla, protegida por un espectacular recinto amurallado de piedra y custodiada por una bandada de buitres que anida en esos lugares.

bajando-de-la-rallaCaminamos unos metros por la vaguada dirección sur hasta encontrar un pequeño sendero a nuestra izquierda que nos permite encontrar un punto de subida accesible. Sorteamos así los enormes paredones de piedra que nos separan de la Ralla y llegamos a la parte superior del precipicio, donde nos detenemos a contemplar el perfil altivo del Rallón. Avanzamos entonces dirección norte atravesando un campo de cultivo de cereales y, siguiendo el cresterío, alcanzamos la afilada arista de la Ralla. El Piskerra vuelve a saludarnos a lo lejos. Y la inmensidad del paisaje estepario de la Bardena Blanca vuelve a sorprendernos de nuevo.

piskerra-desde-la-ralla6Iniciamos el regreso dirección sur sin perder cota hasta llegar a un pequeño corral de pastores, donde nos detenemos a comer. No ha vuelto a llover y el sol hace tiempo que nos acompaña por esos parajes inhóspitos.

Después del almuerzo, continuamos en la misma dirección pegados al barranco hasta que encontramos una pequeña senda a la derecha que nos permite descender sin problemas por un canchal de piedras y nos conduce, tras atravesar otro campo de cultivo, al lugar donde tenemos aparcados los coches.

Sábado, 26 de septiembre de 2009

urederraHora y lugar de encuentro: A las 10:30 en Baquedano (Navarra).

DATOS DE LA RUTA:

Acceso: Aparcamiento situado a 500 metros del casco urbano de Baquedano.

Distancia: 5´6 kilómetros.

Desnivel: 50 metros.

Tiempo aproximado: Unas 3 horas (ida y vuelta).

Dificultad: Fácil.

El Nacedero del Urederra, situado a los pies de la sierra de Urbasa y declarado Reserva Natural en 1987, es un hermoso lugar rodeado de un precioso bosque de hayas y robles y salpicado de cascadas de agua y pozas cristalinas. La magia y la belleza que lo envuelve se ve acrecentada durante los meses de otoño, época en la que los árboles se visten de diferentes colores ofreciendo al visitante una variedad cromática inigualable y difícil de olvidar.

Descripción de la ruta realizada:

En el municipio de Baquedano ha sido habilitado un aparcamiento para los visitantes de la Reserva Natural del Río Urederra cuya tarifa asciende a dos euros. Allí iniciamos el recorrido.

rumbo-al-nacederoSalimos del aparcamiento tomando el camino de la izquierda y seguimos las numerosas indicaciones de madera que nos señalan la dirección al Nacedero. Atravesamos las calles cementadas de Baquedano, pasamos junto a la Iglesia de San Juan Bautista y, al llegar a la altura del frontón de esta bonita localidad navarra, giramos a la izquierda haciendo caso a la señal allí situada. Llegamos así a una pista con una señal que prohíbe la circulación de vehículos no autorizados y con un panel explicativo que nos indica que nos encontramos en la Reserva Natural del Río Urederra. Desde allí ya es posible divisar a lo lejos  el impresionante muro de piedra caliza que forman los paredones de la Sierra de Urbasa. Allí se encuentra el Balcón de Pilatos, bajo el cual nace el río Urederra.


Después de unos doce minutos caminando por la pista nos encontramos con una valla metálica de color verde que atravesamos. El laberinto de sendas por el que caminamos a partir de aquí, y que discurre en todo momento entre árboles remontando el río Urederra por su orilla izquierda, está tan profusamente señalizado que es imposible perderse. Por el camino es casi obligatorio detenerse a contemplar las pequeñas cascadas, los hermosos rincones y, muy especialmente, el intenso y sorprendente azul luminoso de las pozas que el río va formando a su paso, como el Pozo de la Fábrica o el Pozo de las Arenas.

despues-de-comerCruzamos un puente de madera de unos 15 metros de longitud que atraviesa el río y, tras una brevísima ascensión de escasos metros, nos encontramos ante una bonita cascada que se abre paso entre las murallas calcáreas de la sierra de Urbasa dando lugar al nacimiento del Urederra.

Después de haber comido y disfrutado de la belleza del lugar, regresamos a Baquedano por el mismo sendero siguiendo el cauce del río.