Rutas por mes

Entradas con la etiqueta ‘Rutas por La Rioja’

Domingo, 30 de septiembre del 2012

Cartel indicativo

DATOS DE LA RUTA:

Dificultad: Media-Baja

Tiempo estimado: 3 h 30′

Desnivel: 430 metros.

Distancia aproximada: 10 km.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO REALIZADO:

Esta corta pero bonita ruta comienza una vez que cruzamos el puente sobre el río Oja, y nos encontramos, de frente la antigua estación de tren de Ezcaray, ahora convertida en bar restaurante.

Al lado de la estación hay un aparcamiento donde poder dejar los coches. Comenzamos a caminar y a unos metros, coincidiendo con el final de la valla del parque que tenemos a la derecha, encontramos un cartel indicador del GR-93 con la descripción de la etapa Ezcaray – San Millán. El camino, amplio e inconfundible, está marcado con las señales del GR, blancas y rojas.

Señales

Cuando llevamos recorridos unos metros encontramos una bifurcación, tomamos el camino de la derecha que se encuentra bordeado por unas huertas. Más Pueblo de Turzaadelante encontramos un paso canadiense y una bifurcación, donde tomamos el camino señalado por las marcas, que se encuentra a la izquierda.

Vamos tomando altura poco a poco hasta llegar a Turza, un bonito pueblo semi-abandonado, donde hay alguna casa rehabilitada con placas solares. Ascendemos por las calles de esta hermosa aldea de montaña, siguiendo las señales del GR. No tardaremos en dejar a la izquierda la pequeña ermita del pueblo.Salimos del pueblo por la parte alta, más adelante y justo cuando encontremos a nuestra

Saliendo del pueblo

derecha una valla con un portón de traviesas de madera, es el momento de abandonar la GR que se dirige a San Millan y continuar todo recto por una amplia pista bien visible que nos ofrece unas preciosas vistas del valle y que nos llevará al refugio de Bonicaparra, al que no tardaremos en llegar.

Alcanzamos el refugio cruzando una amplia pista asfaltada y nos encontramos de frente con el refugio, habilitado con mesas, asadores y una fuente. 

Dentro encontramos a un par de montañeros que han encendido la chimenea y se disponen a preparar la comida. Los niños participan alimentando la hoguera.

 

Reponiendo fuerzas

 

 

Tras reponer fuerzas y terminar la comida con un café calentito, renaudamos el camino a Ezcaray antes de que el frío cale en nuestros huesos. El camino de vuelta lo hacemos tomando la amplia pista asfaltada que está al lado del refugio y nos lleva al collado de Sagastia. Avanzamos por la pista hasta que encontramos una gran curva muy cerrada de la que sale un amplio camino hacia la izquierda, y nos desviamos con él hasta llegar al collado Sagastia.

 Una vez en lo alto del collado, vemos que a nuestra derecha las marcas rojas y blancas del GR que desciende hasta Ezcaray, seguimos las marcas de la GR 190. Vamos descendiendo a la vez que nos internamos en un hermoso bosque de hayas, al final del cual nos encontramos con unos escalones que llevan a una pista asfaltada, en ese momento nos fijamos en unos nidos de cucos que cuelgan de unos altos pinos.

Collado de Sagastia

 

 

Por la pista

Una vez que cruzamos la pista asfaltada, continuamos por el GR hasta que al final de la ruta nos encontramos

con el cartel indicativo de la Ruta Valvanera – Ezcaray, una carretera al final del camino y de frente el lecho del río Oja, vacío y seco, como nunca debe estar un río.

Un precioso paseo que estando tan cerca de Ezcaray nos lleva a creer que estamos a kilómetros de la civilización.

 

Bosque

Domingo, 23 de octubre de  2011

Ermita Lomos de Orio

ACCESO: Desde Villoslada  de Cameros (La Rioja)

Un reducidísimo grupo de Menditxiki, aprovechando nuestra estancia en Soto en Cameros, decidimos ascender a la Mesa de Cebollera (2.163 m) y algún otro cercano dosmil si las condiciones climatológicas lo permiten.

Preparandonos

Salimos de Soto en Cameros tempranito para poder estar de vuelta a una hora prudencial. Nos dirigimos a la ermita de la Virgen de Lomos de Orios (1.430 m), punto de inicio de nuestra ascensión. La mañana se presenta ventosa y no muy fría en los valles, donde luce el sol, sin embargo, cuando llegamos a la ermita, vemos que las cumbres de la sierra Cebollera se presentan cubiertas por nubes que se mueven a gran velocidad, presagio de fuertes vientos y bajas temperaturas en las cumbres.

Una vez preparadas nuestras mochilas, comenzamos nuestra ruta por una ancha pista que sale de la misma

Cortafuegos

ermita. Tras remontar durante un kilómetro y en una curva, cogemos un cortafuegos (ESE) que nace al fondo del valle. Sin perdida posible, lo remontamos a ritmo fuerte y constante, ganando altura rápidamente. Pronto y tras atravesar un pequeño bosque de pinos (hitos) alcanzamos el collado del Aspa (1.915 m), la temperatura todavía es buena y disfrutamos de unas hermosas vistas sobre el valle. Giramos a nuestra derecha por el cordal cimero (SSO) atravesando un zona rocosa (hitos) y pronto alcanzamos nuestra primera cumbre, Cueva Grande (2.081 m). Aquí las condiciones climatológicas cambian bruscamente. El espolón que acabamos de superar, para hollar la cumbre, nos protegía del fuerte viento del suroeste, manteniendo la ilusión de unas condiciones más benignas.

Tras parar para abrigarnos y protegernos del viento, continuamos ESE hacia el Gamella, envueltos en una niebla no muy espesa. A partir de aquí debemos guiarnos por los hitos y el sendero que se va difuminando. Afortunadamente, Javi lleva un GPS con la ruta marcada y esto además de ayudarnos, nos da una gran seguridad, ya que en este cordal, que más bien es una ancha meseta, es fácil perderse en estas condiciones. Pronto pasamos por la Gamella (2.102 m) segundo dos mil del día.

Tras esta cumbre y siguiendo la misma dirección, llegamos ahora sin sendero evidente pero sí con hitos, a otro espolón rocoso que superamos con facilidad. A partir de aquí, desaparecen lo hitos y ya solo nos guiamos por el GPS. Envueltos en la fina niebla y soportando un fortísimo, frío e incómodo viento aparece entre la niebla el vértice geodésico y el pequeño buzón de la Mesa de Cebollera (2.163 m), máxima altura de la sierra. Nos hacemos las fotos de rigor y buscamos un lugar al socaire para poder hacer el correspondiente tentempié.

En la cima

En la cima

Nuestra primera idea era continuar hasta el Pico Cebollera, que aun no siendo el monte más alto, sí es el más emblemático y hacer, de esta forma, una ruta circular. Sin embargo, dadas las condiciones climatológicas que nos impedirían disfrutar del paisaje que nos rodea, decidimos volver sobre nuestros pasos, siguiendo otra vez las indicaciones del GPS. Deshacemos el camino y al igual que a la ida, cuando descendemos el espolón rocoso del Cueva Grande, cesa el viento y sale el sol como por arte de magia. Descendemos por el cortafuegos y llegamos al coche contemplado el hermoso hayedo que nos muestra todo su esplendor otoñal.

Mesa Cebollera

Mesa Cebollera

Sábado, 22 de octubre del 2011

ACCESO: Desde Soto de Cameros (La Rioja)

Soto en Cameros

Vista del Pueblo

Algunas familias que formamos Menditxiki hemos ido a pasar el fin de semana a Soto en Cameros, pueblo situado en la comarca de Camero Viejo en la provincia de la Rioja. Aprovechando que está interesante ruta comienza en el mismo pueblo y considerando que es apropiada para nuestro hijos hemos decidido que ésta será nuestra ruta de hoy.

La ruta comienza en la plaza Don Juan de Elías, junto al frontón y las escuelas que este señor fundara. Hace un precioso día otoñal, luce el sol y aunque la temperatura es aun bastante fría, es evidente que el sol caldeará el ambiente según vaya avanzando el día. Cruzamos el pueblo en dirección E, y pasamos por la panadería del pueblo, donde aprovechamos para comprar pan y su amable dueña nos enseña gustosa la panadería con su horno de leña, los niños disfrutan de este momento y pueden descubrir cómo se elabora el pan de manera tradicional. La verdad es que el pan esta buenísimo y lógicamente, no nos podemos resistir a dar buena cuenta de alguna barra. Seguimos cruzando el pueblo hacia su parte alta en dirección a la ermita de Nuestra señora del Cortijo, después pasaremos junto a unos pajares y finalmente llegaremos a unos carteles uno de los cuales señala el comienzo de la “Ruta del Cañón del Río Leza”.

Cañón

Sendero

Colorido otoñal

Sin pérdida posible, tomamos el estrecho sendero tal y como indica el cartel, para ir ganado altura muy suavemente mientras podemos admirar a nuestros pies el cañón que el río Leza ha horadado en la roca caliza de esta zona. El paisaje se presenta un tanto desértico, sin embargo a cada paso que damos, vamos encontrando increíbles rincones con un colorido otoñal de gran belleza que nos ofrecen los arces y otros árboles que salpican este precioso camino. Encontramos, también, huellas de dinosaurios, que en esta zona de La Rioja son bastante abundantes, y que a los niños les parecen bastante más interesantes que el colorido otoñal. De esta forma, disfrutando de esta magnífica mañana vamos haciendo nuestro camino y sin darnos apenas cuenta llegamos a los “Corrales de Playerme”, lugar donde aprovechamos para hacer el consabido almuerzo matinal y hacer un pequeño descanso.

Preciosa vista

Hace un rato que hemos dejado atrás el Cañón del Río Leza al ir girando en nuestra ruta circular. Realmente, en esta ruta lo que hacemos es rodear el pico Cucurucha, que será, nuestro objetivo de hoy. Tras el descanso, continuamos por el sendero, ahora perdiendo un poco de altura y adentrándonos en un bonito bosque de quejigos, llegamos al cauce de un arroyo seco que debemos cruzar. En este punto hay que estar atentos a las marcas (blancas y amarillas) para no perderse. Remontamos ahora en dirección SSO hasta encontrarnos con los restos de un horno Tejera, lugar donde antiguamente se fabricaban las tejas para Soto a base de barro cocido. A partir de aquí, comenzamos la parte más dura de la ascensión, hasta salir del robledal y ya por pastizales llegar hasta una fuente, que como era de esperar está seca. Paramos un momento para reagruparnos y para contemplar el precioso robledal, al que, lamentablemente, todavía le quedan al menos 15 días para presentar todo su colorido y esplendor otoñal, en cualquier caso no deja de ser un paisaje admirable.

Una vez agrupados, continuamos para salvar el último desnivel que nos separa del collado donde podemos ver los corrales de Zorraquín, lugar al que dirigimos nuestros pasos y al que llegamos tras breve caminata. Uno de los miembros de Menditxiki se dirige sin más dilación hacia la cima del cercano Cucurucha, mientras, los demás encontramos un buen lugar junto a los corrales en ruinas para poder comer.

Jugando a las "poli pockets"

Disfrutamos placidamente de la comida y del cálido día otoñal, desquitándonos de otros días fríos, lluviosos y ventosos que hemos padecido en otoños e inviernos anteriores. Las conversaciones se van sucediendo mientras nuestros hijos juegan todos juntos con las “poli pockets”. Tras la comida, algunos adultos nos dirigimos OSO, al cercano Cucurucha (1.142 m) y hollamos la cumbre tras una breve caminata, carece de buzón pero podemos disfrutar de unas hermosas vistas sobre Soto en Cameros y el cañón del río Leza, Peñas de Leza N., las ruinas de Villanueva de San Prudencio, la sierra Cebollera SO… Retornamos al Corral de Zorraquín, y un miembro de Menditxiki propone ir hasta unas casas en ruinas que se encuentran cerca del mencionado corral.

Para nuestra sorpresa, la mayor parte de los niños decide acompañarnos y hacía allí nos dirigimos ENE. Llegados a las casas en ruinas, y mientras nuestros hijos “investigan”, decido subir aun monte cercano y que me parece atractivo. Comento a los de alrededor que voy a subirlo y encamino mis pasos hacia él. No sé qué monte es y tengo la certeza de que no tendrá buzón. Voy remontando la pendiente, que es más dura de lo que esperaba, entre arbustos y algún quejigo, bajo un penetrante olor como de incienso. Disfruto mucho de esta ascensión y pronto llego arriba. Mi altímetro marca 1.250 m, y por supuesto no tiene buzón. Disfruto de las vistas que son incomparables mientras veo a otros montañeros que se acercan a la cumbre por su vertiente opuesta, son un padre y su hijo de 6 años que están preparando una próxima travesía, que harán con grupo más numeroso, dentro de 15 días y quieren conocer bien el camino. Les pregunto por el nombre del monte pero ellos tampoco lo conocen a pesar de que tienen un mapa.

En la cima del Cucurrucha

Vuelvo sobre mis pasos ahora con mis nuevos compañeros. Pronto alcanzamos al grupo de Menditxiki, y una vez que llegamos de nuevo al corral del Zorraquín, la pareja de montañeros se dirige hacia el Cucurucha, mientras nosotros continuamos nuestro camino que ya va siendo tarde.

El camino no ofrece dificultades, hay que seguir las marcas blancas y amarillas del PR. Vamos perdiendo altura con rapidez y pronto llegamos a la zona de los carteles de inicio de la ruta. Ya solo nos queda bajar al pueblo por sus pintorescas calles. Al llegar a la plaza, descubrimos un bonito bar (Casino) con una acogedora terraza que da al río y a un parque con columpios. Para que queremos más, unas cervezas, una amena tertulia mientras disfrutamos de este cálido atardecer otoñal en Soto en Cameros.

Amena tertulia

Preciosa ruta, apta para todos los públicos.